La Organización Marítima Internacional (OMI), bajo el Anexo VI de la Convención para la Prevención de Contaminación de Buques, ordena que los buques oceánicos reduzcan la cantidad de emisiones de azufre del combustible marino a 0.5% de 3.5% a partir del 1 de enero de 2020.

Para algunas entidades como el Departamento de Agricultura de EEUU se trata del mayor cambio en las regulaciones de combustible desde la eliminación de la gasolina con plomo.

Las nuevas regulaciones sobre el agua de lastre y las emisiones de azufre han ejercido presión sobre las tarifas de flete marítimo para granos a granel y semillas oleaginosas, según el organismo.

Lectura sugerida

Así es como Noruega busca reducir sus emisiones en el transporte

Buscan que para 2030 el 30% de los bienes transportados en distancias de más de 300 km se transfieran de la carretera al ferrocarril y al mar.

 

La presión al alza sobre las tarifas se debe a «tasas lentas de expansión de la flota a granel seca causadas por las regulaciones de la OMI sobre el agua de lastre programadas para entrar en vigencia en enero de 2020», informó World Grain, según informó el USDA.

Al igual que con los ferrocarriles y camiones, los transportistas oceánicos habían comenzado a agregar recargos por combustible en las negociaciones contractuales.

Los importadores a través del Pacífico fueron advertidos el 26 de septiembre por una de las grandes asociaciones de transportistas que era esperable un aumento de al  menos un 9% en las tarifas de carga para el próximo año, una vez que entre en vigencia la implementación del mandato de bajo contenido de azufre. El portal Journal of Commerce  dijo en un informe reciente que «La conclusión es que los transportistas tienen la intención de trasladar a sus clientes los mayores costos del combustible».

Si bien las reglas de la OMI solo se aplican directamente al combustible búnker [buque], el combustible con bajo contenido de azufre se extraería de los combustibles de destilado medio también utilizados por los transportes terrestres, «por lo que los precios del diesel para ferrocarriles y camiones también aumentarán», agrego Journal of Commerce.

El informe de World Grain del 14 de octubre informaba que las tarifas de transporte marítimo para granos a granel habían tenido una tendencia más alta desde principios de febrero, luego de una breve caída en enero.

“Aunque las exportaciones de granos han disminuido desde hace un año, las tarifas de transporte marítimo han aumentado debido a la mayor demanda para enviar carbón y mineral de hierro, además de que China compra más soja de Brasil, lo que aumenta la duración y el tiempo del movimiento de los buques en comparación con envíos desde EEUU., especialmente desde el noroeste del Pacífico».

Lectura sugerida

Coalición liderada por Maersk explora el uso de la lignina y etanol en combustible...

El sector actualmente representa entre el 2% y el 3% de las emisiones globales de dióxido de carbono.

 

Al 19 de septiembre, el envío de granos a granel desde el Golfo de los Estados Unidos a Japón costaba US$ 52.25 / tonelada, un 38% más que la primera semana de febrero, un 12% más que la misma semana del año anterior y un 36% más que el promedio de los últimos cuatro años, según datos del USDA.

El costo de envío de granos desde el noroeste del Pacífico a Japón fue de US $ 29.50 / tonelada, un aumento del 37% desde febrero, un aumento del 16% respecto al año anterior y un 40% por encima del promedio de cuatro años. Los envíos desde el Golfo de Estados Unidos a Europa fueron de US $ 21 / tonelada, un 31% más que en febrero, un 5% más que hace un año y un 24% más que el promedio de cuatro años.