Underwood Vineyard, Columbia Gorge AVA, Washington

En 2001 había apenas unas 100 bodegas en el estado de Washington. Desde entonces, ese número se ha disparado a más de 1.000 bodegas este año, y es probable que el notable crecimiento continúe.

El estado de Washington se ha convertido en una potencia en la industria del vino. Cuenta con el segundo mayor número de bodegas del país, después de California. Pero California, que tiene alrededor de 3.700 bodegas, sigue siendo mucho más grande que cualquier otro lugar en los Estados Unidos, con ventas superiores a los U$S 40 mil millones.

Dentro de los Estados Unidos, los vinos de California son los más vendidos, seguidos por los vinos de Australia e Italia. Washington ocupa el cuarto lugar, dijo Steve Warner, presidente de Washington State Wine, un ente comercial de la industria. «Se vende más vino de Washington en los Estados Unidos que el francés», dijo.

La industria vitivinícola del estado genera alrededor de U$S 2.400 millones al año en ingresos y contribuye con más de U$S 7 mil millones al año a la economía del estado, dijo Warner. Los vinos de Washington son consistentemente de primer nivel, resaltó.

Lectura sugerida

Los vinos de altura de Bolivia, a la conquista del mercado mundial

La "ruta del vino" boliviano, que bordea el valle central de Tarija, lleva también a un licor casi desconocido internacionalmente: el singani.

 

«Washington tiene un altísimo porcentaje de vinos de 90 o más puntos que otras regiones productoras de vinos importantes del mundo», dijo Warner, refiriéndose a la escala de 100 puntos para calificar vinos. «Estamos compitiendo contra las regiones vinícolas con 28 generaciones de enólogos, que lo estaban haciendo antes de que Estados Unidos fuera un país».

La mayor parte del éxito de la industria proviene del clima y los suelos del estado, dijo Warner. A las uvas de vino les gustan los largos días soleados y las noches frescas, que disfrutan los viñedos en la parte central y oriental del estado.

El área también recibe poca lluvia en comparación con otras regiones productoras de uva, lo cual es una ventaja, dijo.

Washington todavía tiene muchas tierras disponibles a precios razonables para la producción de vino, dijo Thomas Henick-Kling, director del programa de enología y viticultura de la Universidad Estatal de Washington en Pullman.

La superficie dedicada a las uvas para el vino se está expandiendo rápidamente. Hace veinte años, había 24.000 acres (9.700 has) de uvas. Hoy hay 59.000 acres (23.900 has) de viñedos. Washington también tiene granjeros y enólogos calificados, graduados de programas de vinificación en numerosas universidades locales, dijo Henick-Kling.

Hubo alrededor de 20 bodegas en 1981. Eso creció a 100 bodegas en 2001, un poco más de 500 en 2012 y un poco más de 1.000 ahora, dijo Warner. El crecimiento ha estado promediando más de 70 nuevas bodegas por año durante los últimos siete años.

Lectura sugerida

Santiago del Estero ya tiene su bodega

Finca María del Pilar es la primera bodega de la provincia en lograr la certificación del Instituto Nacional de Vitivinicultura. 

 

La Península Olímpica del Norte es conocida por sus boutiques de bodegas y sidrerías. El crecimiento de Washington no es una sorpresa, ya que el número de bodegas y el consumo de vino continúan creciendo en los Estados Unidos. «El crecimiento de las bodegas en todo el país es muy emocionante ya que las ventas de vinos continúan creciendo, particularmente en el extremo premium», dijo Gladys Horiuchi del Wine Institute, que representa a las bodegas de California.

La demanda de vino de Estados Unidos, tanto de productos extranjeros como nacionales crecieron 1 por ciento en 2018. El Instituto del Vino dijo que las personas beben más vino premium, cuyos valores comienza en U$S 8 por botella.

La licencia activa número 1.000 fue otorgada a Jens Hansen, propietario de la bodega Uva Furem en Maple Valley. Hansen se retiró de la Fuerza Aérea, se mudó al área de Seattle y decidió convertirse en bodeguero. «Siento que la comunidad vinícola de Washington se parece mucho a la Fuerza Aérea en que todos se cuidan unos a otros», dijo Hansen.

Cerca de 70 variedades de uva se cultivan en Washington, siendo los tintos más populares el cabernet sauvignon y el merlot. Chardonnay y Riesling son los blancos más comunes.

Lectura sugerida

Un grupo suizo invierte para elaborar en Salta el vino “más alto del mundo”

La bodega Colomé destinará $ 25 millones para crecer con los vinos de altura. La ayuda su estratégica ubicación en Payogasta a 3.111 metros.

 

La mayoría de las bodegas de Washington son bastante pequeñas. Los propietarios «son apasionados del vino y trabajan a tiempo completo y muelen las uvas los fines de semana», dijo Warner.

Hay un número menor de bodegas medianas que atienden el mercado nacional, además de un puñado de gigantes de la industria como Chateau Ste. Michelle, dijo.

Warner dijo que más inversores de fuera del estado se unen a la industria También ayuda que Washington haya tenido muchas personas ricas que trabajan para compañías como Boeing, Microsoft y Amazon y que tienen dinero para invertir en la industria, dijo.

Muchas de las mejores bodegas del estado están agrupadas alrededor del casco antiguo de Walla Walla, que solía ser conocido principalmente por las cebollas dulces y como el hogar de la penitenciaría estatal. Ahora es el hogar de bodegueros de clase mundial.

Un factor que podría limitar el crecimiento es el cambio climático, pero Washington también parece afortunado allí. Se predice que el poderoso río Columbia, que riega gran parte del país vinícola, será un suministro de agua estable durante muchos años, dijo Henick-Smith.