Una nueva publicación sobre perspectivas a 10 años para el maíz, la soja y el trigo, que realizó el grupo RaboResearch Food & Agribusiness de Rabo AgriFinance prevé que los precios de los granos en EEUU. se mantendrán estancados, ya que las tendencias a largo plazo de los aumentos de rendimiento compensarán la menor superficie mientras que la demanda se mantendría estable.

«Los productores de cultivos tradicionales lamentablemente deberán seguir lidiando con los desafíos de sostener la rentabilidad», dijo el autor principal Stephen Nicholson. «Los agricultores estadounidenses deberán considerar si quieren continuar produciendo con baja rentabilidad si sus planes a largo plazo incluyen alguno de estos cultivos. La diversificación continuará siendo una buena estrategia para capturar cualquier actividad al alza en los precios y mantener bajos los costos de producción. Y las oportunidades para primas especiales como trigo de alta calidad, trigo de alta calidad o granos orgánicos continuarán siendo atractivas para aumentar los ingresos”.

Lectura sugerida

Híbridos tolerantes a la densidad de siembra podrían salvar a la alicaída industria de...

Un equipo de científicos demostro que con mayores densidad de siembra los procesadores y los productores pueden mejorar drásticamente sus beneficios.

 

La guerra comercial entre Estados Unidos y China continuará teniendo un impacto en la soja estadounidense, y los efectos pueden persistir incluso después de llegar a un acuerdo.

«Como era de esperar, de todos los cultivos, la guerra comercial ha tenido el mayor impacto en los precios de la soja», dijo Nicholson, analista senior de granos y oleaginosas de Rabo AgriFinance. “Solo la guerra comercial ha reducido el precio nacional promedio pagado a los productores de soja en U$S 1 a U$S 1,50 por bushel (U$S/ton 37 a 55). Los brotes de peste porcina africana (PPA) agregan entre 50 centavos a 1 dólar más a la reducción».

Lectura sugerida

Furia de los farmers con Washington por las pérdidas de mercado de maíz

Las estimaciones indican que los stocks finales de maíz en EEUU. se ubicarán por encima de 48 millones de tons a pesar de la mala cosecha.

 

Incluso si los gobiernos de EEUU. y China resuelven su disputa comercial, RaboResearch espera que la demanda se arrastre debido a los efectos persistentes de la PPA, a saber, la lenta o limitada reconstrucción del rodeo de cerdas en China y el sudeste asiático. Si el número de cargas de barcazas a China continúa a la deriva en la próxima década, el análisis de RaboResearch muestra una probabilidad del 75% de que los precios de la soja mantengan por debajo de U$S 9.60 por bushel (U$S/ton 353).

La guerra comercial con China y PPA no tienen un efecto importante en las perspectivas del maíz y el trigo. En cambio, «el exceso de oferta, el consumo doméstico planchado, el crecimiento escaso o nulo de las exportaciones y el aumento de la competencia comercial global» se acumulan, según los informes de RaboResearch.

Dado que no hay cambios en la política de etanol, las perspectivas exigen que el destino para alimentación animal supere al etanol como motor de la demanda de maíz en 2026-27.

«Los productores de maíz podrían esperar que los mercados locales, por ejemplo, las grandes operaciones ganaderas, se conviertan en su mejor oportunidad de precios en comparación con el mercado de exportación», explicó Nicholson.