El Departamento de Energía de los Estados Unidos (United States Department of the Energy, DOE, por sus siglas en inglés) anunció la selección de 35 proyectos por un total de U$S 73 millones para investigación y desarrollo (I + D) en bioenergía.

Los proyectos serán financiados a través de la Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable del DOE, y entre algunos beneficios, ayudarán a reducir el precio de los biocombustibles, reducir el costo de la bioenergía y habilitar productos de alto valor a partir de biomasa o recursos de desechos.

«El objetivo principal de la investigación y desarrollo de bioenergía del DOE es producir biocombustibles asequibles que sean compatibles con la infraestructura de combustible existente y los vehículos en una variedad de modos de transporte, incluidos los combustibles renovables de gasolina, diésel y de inyección», dijo el secretario Rick Perry.

Lectura sugerida

El bioetanol se convierte en el producto agrícola de EEUU de mayor crecimiento en...

Al ritmo internaual de 18%, el bioetanol registró en los últimos 5 años el mayor crecimiento en exportaciones entre los 47 sectores que registra el USDA.

 

Lectura sugerida

Anuncian la construcción de la primera biorrefinería de EEUU que convierte bagazo en etanol

Se ubicaría en el cinturón de caña de azúcar y podrá producir de 38.000 a 57.000 metros cúbicos por año de etanol celulósico.

 

El funcionario agregó que «Estos proyectos reducirán el precio de los biocombustibles, reducirán el costo de la bioenergía y permitirán productos de alto valor a partir de biomasa o recursos de desechos, al tiempo que crearán empleos en todo el país y fortalecen nuestra economía y seguridad energética».

Estados Unidos tiene el potencial de producir mil millones de toneladas secas de biomasa no alimentaria sin interrumpir los mercados agrícolas de alimentos. Este recurso doméstico subutilizado podría utilizarse para producir 50 mil millones de galones (190 millones de metros cúbicos) de biocombustibles que equivalen al 25 por ciento del consumo de combustibles del transporte en los EEUU, 50 mil millones de libras (23 millones de tons) de productos químicos y productos de alto valor y 75 mil millones de kWh de electricidad, una cantidad suficiente para alimentar a 7 millones de hogares.