La leche que no puede comercializarse, debido a que contiene calostro o por provenir de animales que están bajo tratamiento, representa un volumen estimado de 16 millones de litros en el país y, en general, se destina a la alimentación de los terneros.

Para que sea de valor productivo, es fundamental aplicarle un tratamiento que permita eliminar los posibles patógenos que contenga, capaces de enfermar a los animales, y evitar, así, pérdidas económicas de importancia para los productores.

La pasteurización es el procedimiento más utilizado para realizar la eliminación de microorganismos y, si bien resulta efectiva, tiene como desventajas el costo elevado y la disminución de nutrientes por acción de la temperatura.

En conocimiento de la problemática, investigadores del Instituto de Patobiología del INTA avanzan en el desarrollo de un equipo –denominado sanitizador–, que, mediante el proceso de ozonización, elimina los patógenos del calostro bovino sin dañar los anticuerpos contenidos en el alimento. La clave de la innovación se encuentra en el método de ozonización, un procedimiento de bajo costo que minimiza el impacto sobre la calidad nutricional de la leche y cuya aplicación permite reutilizar la leche de descarte para la alimentación de los terneros en forma segura.

Lectura sugerida

Polémica en Nueva Zelanda por inversión de Fonterra en proteínas alternativas

Los ganaderos creen que la cooperativa ha traicionado los valores de la ganadería kiwi basada en la producción de leche y carne en base a pastos naturales.

 

“El ozono es una molécula altamente inestable que, al descomponerse, produce radicales libres; al ozonizar la leche y el calostro, los radicales libres dañan las membranas y el ADN de los microorganismos y los inactiva”, explicó Winston Morris, investigador del Instituto de Patobiología del INTA, quien lleva adelante el estudio junto con los especialistas Daniel Vilte, Sergio Garbaccio y Mariana Dunleavy.

La clave de la innovación se encuentra en el método de ozonización, un procedimiento de bajo costo que minimiza el impacto sobre la calidad nutricional de la leche y cuya aplicación permite reutilizar la leche de descarte para la alimentación de los terneros en forma segura.

Morris destacó que este tratamiento se utiliza frecuentemente en el proceso de potabilización del agua y que permite la conservación de los anticuerpos, en contraposición a los resultados obtenidos con los métodos térmicos como la pasteurización.

La utilidad del dispositivo apunta a eliminar microorganismos de la leche no comercializable con que se suele alimentar a los terneros. “Cuando se administra este alimento sin tratar, puede ser una vía de transmisión de patógenos a los animales que causan principalmente diarreas y enfermedades respiratorias”, afirmó Morris.

Lectura sugerida

El tambo del «fin del mundo»

El tour lechero de BioEconomía en Nueva Zelanda continuó con la visita a un tambo pastoril de 5.000 vacas casi a la misma latitud que Comodoro Rivadavia. Allí trabajan Florencia y Manuel, dos jóvenes argentinos.

 

De acuerdo con Dunleavy, la herramienta está dirigida a productores de tambos pequeños y medianos (que constituyen más del 80 % del sector), debido a que es de sencilla adopción y bajo costo, aunque también puede ser utilizada por establecimientos de mayor escala.

Actualmente, los investigadores trabajan en el desarrollo a escala de tambo, a partir de un diseño construido a escala de laboratorio. Los ensayos preliminares mostraron resultados alentadores y se avanza hacia la construcción y puesta a punto de un prototipo que pueda ser evaluado en un tambo real.

El sanitizador fue desarrollado por investigadores del Instituto de Patobiología del INTA. De izquierda a derecha, Facundo Ortega, Mariana Dunleavy y Winston Morris.

Un camino de desarrollo

El diseño construido hasta el momento fue logrado gracias al financiamiento obtenido a través del Fondo de Valorización Tecnológica (FVT) en 2018, que gestiona el INTA –mediante la Dirección Nacional Asistente de Vinculación Tecnológica y Relaciones Institucionales– para proyectos que se encuentren cercanos a la transferencia de tecnología.

Lectura sugerida

Zarpó el primer tambo flotante

32 vacas han pasado la historia por ser las primeras en abordar la primera granja lechera flotante del mundo en Róterdam, Países Bajos.

 

El proyecto tiene una duración de 18 meses. “Para fin de año, esperamos tener listo el primer prototipo y estar en el proceso de puesta a punto”, dijo Morris.

De acuerdo con el investigador, la financiación obtenida es suficiente para el diseño del prototipo, pero remarcó la necesidad de generar acciones de articulación público-privada en etapas posteriores del proyecto. “Para lograr el escalado y transferencia de la tecnología, seguramente será beneficioso trabajar con alguna empresa interesada en la innovación a fin de que pueda llevar a cabo la fabricación a escala y la comercialice como una herramienta para los productores de tambo”, apuntó.

INTA.