La aerolínea francesa Air France compensará las emisiones de dióxido de carbono de sus 500 vuelos diarios diarios para 2020 a un costo de millones de euros, anunció el CEO de la compañía.

En una apuesta por contrarrestar su impacto climático, la compañía financiará proyectos que apoyen la plantación de árboles, la protección de los bosques y el cambio global hacia una energía menos contaminante, dijo Anne Rigail al periódico Le Parisien.

«Es una inversión de varios millones de euros», dijo en una entrevista y agregó que la compañía estaba actuando «voluntariamente».

Otros proyectos incluirían la prohibición de los plásticos de un solo uso, como los cubiertos de los vuelos locales a partir de enero, y «comenzar a separar y reciclar los desechos» a partir de octubre.

Lectura sugerida

British Airways y Shell se unen para convertir basura en combustible para aviones

La planta usará métodos catalíticos y termoquímicos para procesar medio millón de residuos no reciclables y convertirlos en biojet fuel.

 

La industria aerocomercial ha sido objeto de críticas por sus emisiones de carbono, que a 285 gramos de CO2 emitido por kilómetro recorrido por cada pasajero, superan con creces todos los demás modos de transporte, según la Agencia Europea del Medio Ambiente.

El transporte pesado (camiones de carga, transporte marítimo y aviación) representa más de una décima parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, dice el Instituto de Recursos Mundiales, un organismo de investigación.

Lectura sugerida

El nuevo Boeing 787 sale con biocombustible

El vuelo de Seattle a El Cairo representa el vuelo de entrega de aeronaves 787 más largo utilizando biocombustibles sostenibles..

 

Las emisiones contribuyen al calentamiento global y al cambio climático, que según los científicos desatará sequías cada vez más severas, tormentas más intensas y aumento sustanciales del nivel del mar que dejarán varias poblaciones bajo el agua.

En julio, Francia anunció que impondría nuevos impuestos a los boletos de avión de entre 1,50 y 18 euros por vuelo, una medida criticada por Air France.

Su objetivo es recaudar unos 180 millones de euros al año para invertir en una infraestructura de transporte más ecológica.

Rigail dijo que no sabía si hubo una caída en el número de pasajeros debido a una campaña de «avergonzamiento de vuelo» (flygskam) encabezada por la colegiala de 16 años Greta Thunberg, quien se ha convertido en un símbolo de la lucha contra el cambio climático .