La cámara que agrupa a los ingenios azucareros presentó una denuncia penal contra el Secretario de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui, a través de un escrito que llega a acusarlo de una accionar «extorsivo y mafioso», a raíz del congelamiento del precio del bioetanol, que obliga a trabjar por debajo de las costos a ese sector, y en particular por una compensación del 6% propuesta en el artículo 5 de la resolución 552/2019 (publicada esre lunes en el Boletín Oficial) a cambio de una «renuncia a todo derecho o reclamo administrativo» en todo lo relacionado a la fijación de precios de los biocombustibles.

En representación de la Cámara Sucroalcoholera Argentina (CSA), la denuncia presentada en la Justicia Federal (sede Tucumán) está firmada por José Ramón Coronel, el presidente de la CSA, quien aseguró que «este tipo de resoluciones, que operan en el marco de la ilegalidad, continúan profundizando la crisis de nuestro sector y hacen cada vez más imposible la rentabilidad de esta actividad industrial».

La histórica producción cañera, de gran importancia socioeconómica en el NOAy particularmente en Tucumán, se ha ido focalizando en el negocio de los biocombustibles, a partir de la caída de los precios del azúcar a nivel internacional.

Y en este contexto, afirman que «como consecuencia de la Resolución 552/2019 que habilita igualar el precio de producción del mes de septiembre con el de igual mes del año pasado, se genera un nuevo golpe a la industria del bioetanol que mes a mes continúa degradándola».

Coronel criticó que se tomó la medida «por parte de las autoridades gubernamentales sin instancia de mediación. «Se estableció que el precio de bioetanol aplicable al mes de septiembre de 2019 fuera idéntico al del mes anterior, congelando el valor de los productos que elaboramos las empresas, a pesar del desmesurado aumento que se produjo en los costos de producción como consecuencia de la alteración económica de público conocimiento que sufrimos posterior a las PASO». declaró.

En tanto, Jorge Rocchia Ferro, presidente de la Union Industrial de Tucumán, se sumó al reclamo «No puede ser la falta de sensibilidad dad y criterio con la que se están mirando las economías regionales. Sabemos que los biocombustibles son las economías regionales, entendemos que somos un combustible verde y no puede ser la manipulación que hay en nuestra industria. Están incumpliendo con todos los acuerdos que se habían hecho, tenemos la fórmula absolutamente atrasada y no les importa en absoluto que de los biocomubustibles dependen cientos de familias».

Clarín Rural.