Mayores ingresos de la población mundial que influyen en los hábitos alimenticios de los consumidores, son los motivos por el cual el consumo de alimentos viene creciendo a un ritmo mayor que la cantidad de habitantes en el planeta, según se desprende del informe de septiembre «Oferta y demanda global de alimentos, tendencias del consumidor y desafíos comerciales», publicado por la Comisión Europea.

Según el reporte, estos desarrollos han resultado en un aumento del consumo de productos de mayor valor en las economías emergentes. Al mismo tiempo, las preocupaciones sociales y ambientales en las economías desarrolladas influyen en las preferencias de los consumidores.

En cuanto al trigo, la UE es el segundo mayor consumidor a nivel mundial con alrededor de 250 kg per cápita, luego de la región del Mar Negro. El consumo de los ciudadanos europeos ha crecido constantemente con el tiempo, impulsado principalmente por el desarrollo del sector ganadero debido al uso de trigo en la alimentación animal. Cuatro regiones abastecen al mundo de trigo: la UE, la región del Mar Negro, América del Norte y Oceanía. La UE es un importante exportador de trigo, comercializando hasta el 20% de su producción.

Lectura sugerida

La guerra de las leches

El reeplazo de leche tradcional por leches vegetales despierta fuertes curces entre industriales y pediatras.

 

El informe dice que América del Norte es, por lejos, el mayor consumidor de maíz, llegando a casi 900 kg per cápita, muy por encima de los registros en América del Sur, de 240 kg per cápita y la UE con 140 kg per cápita. El aumento global sustancial del maíz está relacionado con la expansión de la producción ganadera y, más recientemente, con la producción de etanol a base de maíz.

Lectura sugerida

Iron Ox, la granja del futuro que ya es realidad

Iron Ox ha reinventado la agricultura desde cero al construir la primera granja autónoma del mundo apoyada en la inteligencia artificial y robótica.

 

Con casi el 15% de la producción mundial de maíz comercializada, los principales proveedores son América del Sur y del Norte, seguidos de la región del Mar Negro. Por el contrario, la UE es el mayor importador de maíz, con cerca de 25 millones de toneladas de maíz importado en 2018-19.

En cuanto a la soja, se trata de un cultivo principalmente producido y comercializado por las Américas, responsables del 82% de la producción global. A nivel mundial, dos tercios de la disponibilidad se muelen para convertirse en harina utilizada en la alimentación animal.

La UE es el principal mercado de destino para la harina de soja, representando el 30% del comercio mundial. Sin embargo, las importaciones de la UE están disminuyendo al ser reemplazada por fuentes proteícas alternativas derivadas de cereales y recientemente se han sumado las legumbres.

Descargar informa completo