La seda de araña puede ser el santo grial de los biomateriales. Es más resistente que el Kevlar, más liviana que la fibra de carbono y más abrigado que el plumón más denso, dependiendo de cómo esté elaborada.

La compañía japonesa de biomateriales Spiber anunció que lanzará al mercado la primera campera de abrigo del mundo elaborada a partir de proteínas diseñadas para ser similares a la seda natural de araña.

Pero en este caso no serán las arañas quien produzcan la seda, sino microbios específicamente diseñados gracias a la biotecnología y la ingeniería genética.

Spiber había presentado un prototipo en octubre de 2015 fabricado con a partir con seda de araña sintética, un material desarrollado por ellos que lleva el nombre de QMONOS, y tenía planes para lanzar el producto al año siguiente.

Pero las cosas no salieron según lo programado, debido en gran parte a la característica del hilo de araña de encogerse cuando se moja. Luego, Spiber cambió el curso del desarrollo de su objetivo inicial de simular la seda de araña para crear un nuevo material proteico utilizando enormes datos genéticos que decodificó durante su investigación previa.

Lectura sugerida

Adidas by Stella McCartney crea prendas reciclables y biodegradables

El concepto es ofrecer respuestas y alternativas a las líneas de producción dañinas de las que es culpable la industria de la moda.

 

Ahora Spiber presentó la indumentaria en una conferencia de prensa en Tokio junto a la compañía de ropa The North Face Japan. La chaqueta para esquí de alto rendimiento, llamada Moon Parka, llegará a las tiendas en cantidades limitadas el 12 de diciembre de 2019.

Moon Parka hace honor a su nombre. Este año también se cumple el 50 aniversario de los humanos caminando en la luna y este biomaterial algún día podría vestir a astronautas que vivan en una base lunar.

El tejido utilizado en la chaqueta es impermeable y transpirable, y utiliza un relleno de alto rendimiento que lo hace muy cálido. Pero lo que hace que esta parka sea realmente especial es que su tejido biológico se produjo a través de un proceso renovable que cumple con los exigentes requisitos de rendimiento de The North Face, que generalmente requieren materiales no naturales a base de petróleo para lograrlo.

El tejido de parka es un ejemplo de «materiales cultivados», que reciben cada vez más atención como posibles sustitutos de los tejidos a base de petróleo como el poliéster y el nylon. Spiber utiliza biología sintética, un campo científico que aprovecha las técnicas de edición de ADN para programar microorganismos, para literalmente cultivar sus materiales a base de seda.

En este caso, las bacterias modificadas genéticamente se alimentan de azúcar, que durante la fermentación produce las proteínas similares a la seda que Spiber llama Proteína elaborada. Las proteínas se purifican, se hilan y se tejen en telas.

Lectura sugerida

Inventan ropa interior para usar semanas sin lavar

Contiene un recubrimiento que mata el 99.9% de las bacterias y olores. Se reduce el desperdicio de agua y energía, y está elaborada con telas recicladas.

 

La producción de Moon Parka se construye teniendo en cuenta la sostenibilidad desde el principio. Los microbios pueden ser alimentados con azúcar a partir de residuos agrícolas, y dado que la capa está elaborada casi en su totalidad de proteínas, es inherentemente biodegradable.

El lanzamiento de Moon Parka está en línea con los planes actuales de Spiber para escalar la producción de proteínas sintéticas. A fines del año pasado, anunciaron la construcción de una nueva planta de producción en Tailandia, gracias a una inversión de U$S 44 millones.

Una vez finalizada, a mediados de 2021, se espera que la nueva instalación sea la unidad de fermentación de proteínas estructurales más grande del mundo, suministrando más que suficiente materia prima para producir varios miles de prendas cada año.

Kazuhide Sekiyama, uno de los tres fundadores de Spiber, ve un gran potencial para las aplicaciones comerciales de sus materiales proteicos fuera de la industria de la moda, citando su posible uso como componentes livianos para vehículos, así como materiales de construcción y cabello artificial.

«Las áreas donde ponemos nuestra prioridad en este momento son las prendas de vestir y los automóviles … pero se están realizando investigaciones conjuntas con docenas de empresas de varias maneras», dijo.