Cuando pensamos en tintas de impresión, pensamos en los materiales que ayudan a producir los embalajes, las publicaciones y mucho productos más. Los negros y los colores que vemos habitualmente se derivan de pigmentos o colorantes, y en su mayor parte, son de base petroquímica.

Living Ink tiene un enfoque completamente diferente. Living Ink, es una compañía de biomateriales con sede en Aurora, Colorado,EEUU. Ha desarrollado una tecnología sostenible para reemplazar los pigmentos derivados del petróleo. Algae Ink, es una novedosa tinta negra elaborada con pigmentos ecológicos a base de algas negras que tienen una huella de carbono negativa.

Living Ink fue cofundada por el Dr. Scott Fulbright y el Dr. Stevan Albers cuando eran estudiantes de Doctorado en el Programa de Biología Celular y Molecular en la Universidad del Estado de Colorado. Siempre estaban pensando en avances tecnológicos que podrían ser ideas comerciales potenciales, y les fascinaba el campo de la biofabricación, o el uso de la biología para cultivar materiales. Literalmente, mientras Fulbright estaba viendo tarjetas de felicitaciones, pensó en los componentes fundamentales de la tinta.

«Se hizo la pregunta: ‘¿Podríamos usar células enteras de algas como pigmento para la tinta biodegradable?’ Steve cultivó algunas algas en su casa e hicimos una formulación básica de tinta para serigrafía e imprimimos. Se veía increíblemente vibrante, y la historia de «pegar» células de algas en un trozo de papel para comunicar un mensaje fue una buena historia», dijo Fulbright, CEO de Living Ink (Albers es el CTO).

Lectura sugerida

Fibras de bagazo como Biotinta: la investigación muestra que los residuos de caña de azúcar son adecuados para la impresión 3D

Fibras de bagazo como Biotinta: la investigación muestra que los residuos de caña de...

Propagándose cómo zarcillos tecnológicos,nuevos hardwares, softwares y materiales para impresión 3D están disponibles hoy en día en innumerables formas en todo el mundo, y...

 

Posteriormente, pasaron por una variedad de aceleradores de negocios y concursos de lanzamiento de negocios. La compañía ganó varios lanzamientos comerciales a través del Departamento de Energía, la Universidad Estatal de Colorado y la Universidad de Colorado. En 2017, la compañía ganó una subvención de Innovación para Pequeñas Empresas de la National Science Foundation para desarrollar pigmentos biológicos para tinta.

Usando luz solar, agua y dióxido de carbono, las algas se cultivan a gran escala. Una vez que el pigmento crudo se purifica utilizando tecnología patentada, se muele y forma una dispersión, que luego se puede formular en una variedad de productos, incluidas las tintas.

Durante años, la compañía ha estado refinando pigmentos, tintas y buscando clientes para comprender qué partes interesadas en la cadena de suministro valoran la novedosa innovación del uso de algas como tinta. Fulbright señaló que Living Ink ha tenido varios desafíos tecnológicos que han ido superando a lo largo de los años, incluida la vida útil.

«Un desafío que tuvimos que superar fue la vida útil», señaló. «Básicamente, innovamos en torno a este problema al refinar el pigmento en una forma más pura, mientras modificamos la formulación de la tinta para mantener los pigmentos suspendidos en la solución».

El desafío de explicar qué son las tintas a base de algas para los clientes

«Uno de los mayores desafíos que tenemos en este momento es que las marcas quieren trabajar con nosotros debido a las novedosas historias sobre la huella de carbono negativa, el contenido biorenovable y el uso de biomateriales», dijo Fulbright. “Sin embargo, muchas marcas no entienden la tinta o como se trabaja con ella. Por ejemplo, la mayoría de las marcas trabajan con gráficas que entienden la tinta y la impresión y trabajan directamente con las compañías de tinta.

«Por lo tanto, hemos tenido que asociarnos con imprentas que entienden y valoran reducir su impacto ambiental y quieren diferenciarse de sus competidores», agregó. “También ven una oportunidad de impulsar nuevos negocios debido a esta novedosa historia ecológica y productiva. Por último, fabricamos un producto de tinta que es muy similar a otras formulaciones de tinta, excepto que nuestro pigmento a base de algas es 100% bio-renovable en comparación con el pigmento negro de carbón pesado derivado del petróleo pesado tradicional. Por lo tanto, nuestra tinta es una ‘solución directa’, lo que significa que las impresoras pueden tratar nuestra tinta de la misma manera que cualquier otra en su uso de principio a fin”.

Living Ink también ha creado tintas de color

«Hemos desarrollado varios colores diferentes a partir de algas», contó Fulbright. “Podemos usar algas coloreadas naturales y también desarrollamos cepas especiales en nuestro laboratorio que tienen colores. Los colores tienen un potencial real, pero solo accedemos a lo que produce la naturaleza. Por lo tanto, ciertos tonos y colores son difíciles de combinar. Por lo tanto, estamos enfocados en aumentar la producción del negro ya que parece haber un interés significativo”.

Lectura sugerida

Desarrollan pigmentos sostenible con residuos de plantas

Cada lote de pigmento natural es único y está sujeto a las condiciones de crecimiento de las plantas utilizadas.

 

Beneficios ambientales al usar tintas sostenibles a base de algas

«Para nuestro producto de tinta negra, producimos un pigmento negro derivado de algas en comparación con el pigmento tradicional de negro de humo a base de petróleo», señaló Fulbright. “Solo mirando el pigmento, nuestro producto es carbono negativo. Por ejemplo, una tonelada de tinta de algas es equivalente a eliminar más de 3,5 millones de globos de CO2 del medio ambiente. En comparación, una tonelada de tinta negra de carbón es equivalente a liberar más de 8 millones de globos llenos de CO2 puro. Además, los pigmentos de Algae Ink son propicios para el medio ambiente. Los agricultores han agregado productos de algas en sus campos para mejorar la productividad de los cultivos”.

Fulbright dijo que las imprentas con las que Living Ink ha trabajado hasta ahora han sido socios maravillosos.

«Hace varios años, la primera imprenta que adoptó la tecnología fue Ecoenclose, con sede en Colorado», agregó Fulbright. «Los llamé hace unos años y su propietario, Kyle Wente, dijo: ‘Ven hoy e imprime tu tinta de algas’. Eso fue para un trabajo de impresión de 250 cajas. Años después estamos haciendo trabajos de impresión de cientos de miles de cajas y estamos buscando crecer. Han sido socios increíbles al permitirnos obtener nuestra versión 1.0 en su prensa.

«Desde entonces, hemos seguido trabajando con Ecoenclose para mejorar la tinta y también hemos comenzado a trabajar con varias imprentas grandes que han hecho comentarios positivos», agregó. “Han tenido mucho éxito con nuestros productos de tinta, al tiempo que nos brindan comentarios productivos para que podamos continuar mejorando los productos de tinta de algas. Hemos descubierto que no todas las imprentas tienen la mente abierta para probar nuevos productos, por lo que estamos empezando a centrarnos en algunas imprentas ecológicas como socios. Hemos tenido mucha suerte de encontrar empresas como Ecoenclose e impresión D&K (ambas ubicadas en Colorado) que son de mente abierta y buscan innovar en el futuro. Estos socios son los impulsores del cambio y producen innovaciones verdaderamente respetuosas con el medio ambiente”.

“Hemos tenido mucho interés por parte de las empresas de tintas de todo el mundo. Las empresas europeas parecen estar buscando urgentemente no solo soluciones ecológicas, sino también opciones seguras a medida que cambien las regulaciones de la UE en los próximos años”, dijo Fulbright. “Creo que algunas compañías piensan que nuestros productos están muy bien cronometrados en las tendencias de sostenibilidad de los envases y textiles, mientras que otros piensan que somos futuristas. Como era de esperar, muchas de estas compañías están buscando productos e historias que puedan diferenciarlos de otras compañías. Transformar algas en tinta es una de esas historias únicas que son interesantes y pueden escalar.

Lectura sugerida

Biorrefinería brasileña convertirá algas en productos para la química renovables

La tecnología desarrollada en BioativosGroup está programada para procesar más de 20 tipos de biomasas a partir de 2020.

«Estamos entusiasmados de encontrar un socio con el que trabajar de cerca, donde podamos venderles una dispersión de pigmento y dejar que hagan trabajos de formulación aguas abajo», agregó. “Un desafío que hemos visto como startup es que muchos clientes quieren muchos tipos diferentes de tinta para varias impresoras, sustratos, aplicaciones, etc. No tenemos el ancho de banda para producir miles de productos, por lo tanto, creemos que trabajar con una compañía de tintas será integral para escalar con éxito y generar un gran impacto».

«A medida que profundizamos en la I+D, estamos encontrando atributos funcionales muy interesantes que podrían ser de gran interés para la comunidad gráfica», señaló Fulbright.

Living Ink está desarrollando una amplia gama de tintas, incluidas tintas de pantalla y tintas offset. Como beneficio adicional, la compañía combina sus pigmentos con soja para obtener una tinta BRC de muy alto contenido. En última instancia, Fulbright ve el potencial de las tintas de base biológica para tener un gran impacto; la clave es difundir la historia de la tecnología.

«Como alguien que no ha pasado toda su carrera en la tinta, creo que hay una oportunidad perdida de contar una historia ecológica con tinta», observó Fulbright. “Hablo con marcas e imprentas que solo hablan del aceite de soja en tintas. En este mundo acelerado de innovación, todavía contamos la historia de la soja, que ha existido durante cinco décadas. Creo que la soja en general es un gran avance y una buena historia, pero definitivamente hay espacio para nuevas tecnologías e historias. Contar una historia con tinta es un desafío porque muchos consumidores / marcas no entienden la tinta, pero cuando se dan cuenta de que los pigmentos se derivan del petróleo están abiertos a hacer un cambio.

“Estamos entusiasmados por asumir el desafío de educar a la marca y a los consumidores sobre nuestra tinta. La gente parece emocionarse cuando les muestro una muestra de una de nuestras huellas y realmente pueden tocar la tinta y sentir las células de algas que crecieron con la luz solar. Con tantas marcas que se comprometen a alcanzar un empaque 100% sostenible, creemos que Algae Ink está bien posicionada para ayudar a estos grupos a alcanzar sus objetivos de economía circular … mientras cuentan una historia interesante.

«Ahora estamos entusiasmados porque, después de años de trabajo, la compañía está vendiendo productos y ampliando productos para satisfacer las demandas de volumen de los clientes», concluyó Fulbright. «Mirando hacia atrás, me parece fascinante que surjan nuevas ideas cuando menos lo esperas».