Un equipo de científicos de la Universidad de Western Australia ha reunido el primer genoma de la arveja de campo, que proporciona información sobre cómo evolucionó la leguminosa y ayudará a mejorar el cultivo en el futuro.

El estudio, publicado en Nature Genetics, tiene importantes implicaciones para la nutrición global y la sostenibilidad de los cultivos, ya que las arvejas proporcionan una importante fuente de proteínas vegetales para la alimentación humana y animal.

Los profesores David Edwards y Jacqueline Batley de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UWA y el Instituto de Agricultura de la UWA fueron coinvestigadores del proyecto y dijeron que la arveja tenía un genoma mucho más grande y complejo en comparación con otras leguminosas.

«El ensamblaje del genoma de la arveja abarca alrededor de 4.450 millones de letras», dijo el profesor Edwards.

Lectura sugerida

Con ayuda de la nanotecnología logran optimizar el uso de agroquímicos

Las cápsulas dosifican en forma más controlada y efectiva, disminuyendo la cantidad de producto que normalmente no es absorbido y cae a los suelos.

 

«Pero solo con innovaciones tecnológicas relativamente recientes hemos podido secuenciar y ensamblar genomas tan grandes».

El profesor Batley dijo que la investigación se basó en conceptos pioneros de herencia desarrollados por Gregor Mendel, un monje del siglo XIX.

Lectura sugerida

Descubren proteína responsable del material más resistente de la telaraña

Científicos de EE.UU y Eslovenia describen su estudio de la seda de araña de la corteza de Darwin y las glándulas que la producen.

 

«Con el genoma de la arveja secuenciado, ahora podemos comenzar a comprender la base de la variación que ha evolucionado», dijo el profesor Batley.

«Mendel analizó la herencia de diferentes rasgos de arvejas, como los guisantes arrugados, y demostró que estos rasgos se transmitieron de generación en generación, una base para los descubrimientos posteriores de Darwin en la teoría de la evolución».

«Más de 150 años después, ahora hemos ensamblado el genoma de la arveja y podemos comenzar a comprender la base del ADN de la herencia observada por Mendel».