Un nuevo modelo matemático brinda apoyo para regular impuestos ambientales, como los impuestos a la emisión de carbono, como una estrategia efectiva para promover prácticas amigables con el medio ambiente sin ralentizar el crecimiento económico.

Xinghua Fan y sus colegas de la Universidad de Jiangsu, China, publicaron su novedoso modelo en la revista de acceso abierto PLOS ONE el 4 pasado de septiembre de 2019.

Lectura sugerida

Así es como se aplica en Chile el «impuesto verde»

Aplica sobre las emisiones de material particulado, óxidos de nitrógeno, dióxido de azúfre y CO2.

 

Para ayudar a aclarar el impacto de los impuestos ambientales, Fan y sus colegas desarrollaron y validaron un modelo matemático que refleja las relaciones estrechamente integradas entre los impuestos ambientales, el crecimiento económico, las emisiones contaminantes y la utilización de recursos, como el agua y los combustibles fósiles. Luego aplicaron el modelo a los datos del mundo real para analizar los efectos de los impuestos ambientales en el desarrollo verde en China.

El análisis sugiere que los impuestos ambientales pueden ayudar a estimular el crecimiento económico, disminuir las emisiones y mejorar la utilización de los recursos.

Lectura sugerida

Impuesto a las carnes rojas para salvar el planeta y la salud

Los problemas asociados con la producción de carne roja son demasiado complicados para resolver con un simple impuesto.

 

Los investigadores exploraron varios escenarios diferentes y descubrieron que los efectos beneficiosos de un impuesto ambiental se ven reforzados por la tecnología avanzada, la mayor conciencia del consumidor y, especialmente, el control firme del gobierno.

Los autores sugieren que su modelo podría aplicarse para explorar los efectos de los impuestos ambientales en otros países más allá de China. Los investigadores también pueden tratar de modificar el modelo para su aplicación a diferentes industrias o sectores económicos, en lugar de países o regiones.

El modelo podría mejorarse potencialmente mediante la identificación e incorporación de relaciones matemáticas más sofisticadas entre los diversos factores de desarrollo ecológico.