Los seres humanos han estado impresionados por la seda hecha por las arañas durante miles de años, tanto que se ha puesto mucho esfuerzo en cosecharla para usarla en la confección de ropa, y en reproducirla en un laboratorio para crear nuevos materiales fuertes. Para este proyecto, los investigadores centraron sus esfuerzos en las arañas de corteza de Darwin, sus glándulas productoras de seda y la seda que producen.

Las arañas de la corteza de Darwin son un tipo de araña orbe, de la familia Araneidae que produce una de las telarañas de orbes más grandes, de un tamaño que ronda entre 900-28.000 cm², ​ con unos puntos de anclaje que alcanzan los 25 metros.

Lectura sugerida

El veneno de esta araña podría ser más eficaz que la Viagra

Para desarrollar el fármaco se ha sintetizado artificialmente el componente del veneno que genera una intensa erección en las víctimas de la araña.

Investigaciones anteriores han demostrado que la araña en realidad hace siete tipos diferentes de seda para usar en diferentes partes de la estructura. Uno de esos tipos de seda, llamado dragalina, se usa para construir los radios que dan fuerza a la rueda. Investigaciones anteriores han demostrado que es la seda de araña más fuerte que existe.

Recientemente, un equipo de investigadores afiliados a varias instituciones en los Estados Unidos y Eslovenia analizaron más de cerca la seda del dragalín y la glándula que la produce.

Se hallaron dos tipos familiares de spindroins (tipos de proteínas repetitivas) llamadas MaSp1 y MaSp2, que se encuentran en muchas sedas de araña. Pero en la línea de anclaje producidas por las arañas de corteza de Darwin, encontraron otra spindroin, que llamaron MaSp4a. El estudio de esta proteína reveló que contenía altas cantidades de un aminoácido llamado prolina -que se asocia con la elasticidad-. La proteína también tenía menos de algunos de los otros componentes que se encuentran en MaSp1 y MaSp2, lo que la hizo bastante única.

Lectura sugerida

Proteínas artificiales musculares, la carne sin carne

“Usar el término carne para otro producto que la imita es falso y lleva a la confusión del consumidor" señaló Grigera Naón, de la SRA.

Los investigadores también encontraron que la glándula que produce la seda, la ampolla, es más larga que en otras arañas, lo que tal vez proporcione otra pista sobre la fuerza de la seda que esta produce.