El presidente de Indonesia, Joko «Jokowi» Widodo dijo que quería aumentar el mínimo de contenido de biodiesel de aceite de palma crudo (CPO) en la mezcla con gasoil de 20 por ciento actual (B20) al 30 por ciento (B30) a partir de enero del próximo año y al 50 por ciento (B50) para fin de ese año.

“Quiero que para enero de 2020 ya nos hayamos mudado a B30. Y para fines de 2020, saltemos a B50”, dijo Jokowi durante una reunión de gabinete en la Oficina Presidencial. «Necesitamos anticipar cualquier presión sobre CPO [al aumentar] la demanda interna para que podamos tener una buena posición de negociación, ya sea con la Unión Europea u otras partes que intentan debilitar nuestra posición».

Se espera que el salto reduzca las importaciones de petróleo, lo que reduce la balanza comercial de Indonesia y, por extensión, su posición en la cuenta corriente, al tiempo que genera demanda interna de CPO en medio de incertidumbres externas que afectan los precios de CPO, dijo Jokowi.

Lectura sugerida

Brasil sube a 11% el contenido mínimo de biodiesel en el gasoil

Aprobó también el uso voluntario de B15 como parte parte de la Política Nacional de Biocombustibles, RenovaBio. Apoyo de la industria automotriz brasileña.

En una disputa reciente con la UE sobre el biodiésel, el bloque de 28 miembros acusó al gobierno indonesio de subsidiar a sus productores de biodiésel, ya sea desde el Fondo Indonesio de Palma de Aceite (BPDP-KS), así como desde Indonesia Eximbank.

En una conferencia de prensa luego de la reunión de gabinete, el ministro de Coordinación Economica, Darmin Nasution, dijo que el Ministerio de Energía y Recursos Minerales estaba realizando pruebas en el uso de B30, que se espera que estén concluidas a mediados de septiembre. Agregó que actualmente no se encontraron problemas serios en los ensayos.

Lectura sugerida

China se prepara para adoptar 10% de etanol en la nafta

Si China adopta el estándar de 10% de etanol en la gasolina, representará una revolución en el sector de biocombustibles y el agro.

En promedio, la adopción de B20, calculada a partir de la distribución del éster metílico del ácido graso (FAME), un derivado CPO específico que se utiliza en mezclas de biodiesel, había alcanzado el 97.5 por ciento de su objetivo mensual entre enero y julio de este año.

Acumulativamente, el FAME distribuido se situó en 3,49 millones de metros cúbicos a julio de este año, o el 56 por ciento de 6,19 millones de metros cúbicos  de FAME destinados a ser utilizados como una mezcla de biodiesel este año, y ahorró hasta US$ 1.700 millones en divisas debido a la menor cantidad de petróleo importado, según datos de la Oficina de Cordinación Económica.