«Dijeron que somos niños, que exageramos, que somos alarmistas. Para responder a eso, los invito a leer el último informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático). Allí encontrarán todas nuestras ‘opiniones'».

Esas fueron las primeras palabras de la ambientalista sueca de 16 años Greta Thunberg al parlamento francés después de que algunos parlamentarios conservadores la llamaron «gurú apocalíptico» y «profetisa de pantalones cortos».

El resto del discurso de Thunberg fue un reclamo a los parlamentarios franceses para atender las urgencias que menciona el último informe del IPCC,, si el deseo es limitar los daños causados ​​por el calentamiento global.

«420 gigatoneladas de CO2 es todo lo que nos quedaba desde el 1 de enero de 2018, para tener el 67% de posibilidades de permanecer por debajo del límite de temperatura de 1,5 °C».

Lectura sugerida

Los peligros de la percepción pública

La prohibición de circulación de vehículos a combustibles viene tomando fuerza en Europa. Pero, ¿Es en realidad bueno para el ambiente?

«Todo lo que los niños hicimos fue comunicar esos hechos científicos», dijo.

Thunberg señaló con el dedo a empresas y políticos que ignoran el problema del cambio climático.

«El mayor peligro es no estar inactivo, es cuando los políticos y las empresas fingen estar haciendo algo».

Los jóvenes ambientalistas destacaron a los parlamentarios que estaban «boicoteando» su discurso diciendo: «Algunas personas han optado por no venir a esta reunión hoy, algunas personas han optado por no escucharnos. No importa, solo somos niños así que no nos escuchen. Sin embargo, deben escuchar a los científicos y eso es todo lo que pedimos».

El sábado, Guillaume Larrivé, candidato presidencial de Les Républicains, llamó a sus colegas a «boicotear» el discurso de Thunberg en la Asamblea Nacional.

«No necesitamos gurús apocalípticos para combatir el cambio climático de manera inteligente, necesitamos progreso científico y coraje político».

El republicano Julien Aubert también anunció que no se presentaría para «aplaudir a la profetisa de pantalones cortos» y llamó a Thunberg «premio Nobel del miedo».

En una entrevista en video con el sitio web de noticias francés Konbini news, Thunberg respondió a las críticas diciendo «están más asustados de mí y de las protestas juveniles por el problema real». La presidenta de Génération Ecologie, Delphine Batho, criticó la actitud de los diputados que se oponen a la llegada de Thunberg.

«Cuan consientes somos de que estamos en una situación dramática e incluso trágica que los jóvenes leemos los informes… más que muchos políticos».

El primer secretario del Partido Socialista, Olivier Faure, también reaccionó a la amenaza del boicot.

“La ira debería estar afectando a todos. No es un boicot lo que necesitamos, por el contrario, deberíamos animarnos y decir que no hacemos lo suficiente. Esta joven ha tenido un papel extraordinario en la conciencia global en Europa, incluso en el mundo».

Lectura sugerida

Cambio climático: la cuenta regresiva

Según Alieto Guadagni las evidencias científicas indican que las emisiones contaminantes están contribuyendo al aumento de la temperatura.

El viernes, la joven de 16 años ganó los elogios de la canciller alemana Angela Merkel, y el domingo recibió un premio de € 25.000 presentado por veteranos de la Segunda Guerra Mundial en el norte de Francia.

La adolescente es ahora una de las caras principales en la lucha contra el calentamiento global. Ella tiene un mensaje claro de que los que están en la cima deben hacer más para reducir las emisiones de combustibles fósiles y tomar medidas climáticas.