Boeing entregó recientemente el quinto 787 Dreamliner para EGYPTAIR mediante un contrato de leasing con AerCap. La aerolínea nacional de Egipto aprovechó un nuevo programa de Boeing y cargó su nuevo avión súper eficiente con biocombustible para el vuelo a casa, enfatizando el impulso de la aerolínea para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad de sus operaciones.

«Estamos comprometidos con el crecimiento sostenible de nuestra aerolínea y respaldamos los esfuerzos de la aviación comercial para proteger el medio ambiente», dijo Ahmed Adel, presidente y CEO de EGYPTAIR Holding Company. «El 787-9 Dreamliner se adapta perfectamente a nuestra red y ofrece a nuestros clientes una opción responsable para viajar en avión».

El 787 Dreamliner fue diseñado para obtener un desempeño más eficiente del combustible y un menor impacto ambiental. Sus materiales compuestos livianos, motores altamente eficientes y otras mejoras aerodinámicas reducen el uso de combustible y las emisiones en un 20 a 25 por ciento en comparación con los aviones que reemplaza.

Lectura sugerida

Noruega es el primer país en imponer mandato de biocombustible en aviones

El país nórdico es el primero en establecer un corte mínimo obligatorio de uso de biocombutible es aviación comercial.

La familia Dreamliner ha ahorrado 17 millones de toneladas de combustible desde que entró en servicio en 2011, el equivalente a sacar 10 millones de automóviles de circulación durante un año.

EGYPTAIR ordenó seis 787-9 Dreamliners en 2017 a través de un leasing a largo plazo con AerCap, en Dublín, el líder global en arrendamiento de aeronaves.

«Estamos encantados de apoyar la estrategia de renovación de flota de EGYPTAIR y de ser parte de este importante hito de la industria», dijo Aengus Kelly, CEO de AerCap.

«El 787 Dreamliner es una opción perfecta para EGYPTAIR, ya que permite a la aerolínea reducir el uso de combustible y las emisiones hasta en un 25 por ciento, al tiempo que cumple con sus ambiciones de crecimiento sostenible, además de respaldar el objetivo de AerCap de hacer la transición de su flota a más de dos tercios de aviones de nueva tecnología para 2021.»

AerCap es el cliente más grande del mundo del avión 787. Cuenta con un total de 114 unidades, administrados y bajo pedido.

Para el vuelo a su base de operaciones en El Cairo, EGYPTAIR se convirtió en el primer operador en utilizar un nuevo programa de Boeing que ofrece a los operadores la opción de utilizar biocombustible en los vuelos de entrega.

Se ha demostrado que los biocombustibles de aviación sostenibles reducen las emisiones de dióxido de carbono hasta en un 80 por ciento a lo largo de su ciclo de vida. El vuelo de 10.973 km de Seattle a El Cairo representa el vuelo de entrega 787 más largo con combustible sostenible.

Lectura sugerida

Heineken contrata la primera barcasa impulsada solo con biocombustibles

Más de 30 socios trabajan para que las rutas entre Zoeterwoude y el Puerto de Rotterdam sean neutrales para el clima y económicamente sostenibles.

«Boeing y la industria creen que el combustible sostenible tiene un potencial significativo a largo plazo para ayudar a la aviación comercial a obtener su licencia para seguir creciendo y cumplir con nuestros objetivos climáticos», dijo Sheila Remes, vicepresidenta de estrategia de Boeing Commercial Airplanes.

Boeing ha sido un líder de la industria en el fomento del desarrollo de combustible de aviación sostenible. Investigación, pruebas y revisiones rigurosas por parte de la compañía -en colaboración con otros fabricantes de fuselajes y motores y partes interesadas de la aviación- llevaron a la aprobación regulatoria del primer combustible sostenible para la aviación comercial en 2011.

Desde entonces, las aerolíneas de todo el mundo han realizado cerca de 190.000 vuelos de pasajeros en una combinación de combustible sostenible y convencional.

EGYPTAIR utilizó un biocombustible producido por World Energy en su refinería de Paramount en California, la primera instalación diseñada para fabricar combustible para jets renovables a escala comercial. Hecho de residuos agrícolas, el combustible está certificado para uso comercial y se puede mezclar con combustible convencional sin modificaciones en los aviones, motores o infraestructura de combustible.