El próximo 13 de agosto, en el Centro Cultural de la Ciencia (C3) tendrá lugar el Simposio Bioeconomía del Bambu, organizado por la Secretaría de Estado de Ciencia y Tecnología.

El evento mostrará las enormes posibilidades que ofrece este cultivo para el desarrollo de la bioeconomía. Contará con destacados profesionales de Argentina y el exterior expondrán la gran diversidad de aplicaciones que tiene el bambú especie en el sector de la construcción ecológica, para la producción de papel y bioenergía.

También habrá un showroom con objetos y usos de esta especie.

Descargar el programa aquí 

Para más información ingresar a https://www.argentina.gob.ar/ciencia/agenda/bioeconomia-del-bambu

Algunas carácterísticas del bambú

Se denomina «bambú» a un grupo de plantas de la familia de las gramíneas de las cuales se han identificado unas 1642 especies. Son las plantas terrestres de más rápido crecimiento en el mundo. La especie Phyllostachis pubescens tiene un registro Guiness de 1,2m por día, es decir que en un mes puede alcanzar los 20 metros de altura.

Los brotes jóvenes son muy nutritivos en vitaminas, minerales y aminoácidos. De naturaleza similar a la madera, es usada para producir pisos, vigas, tableros, construir viviendas, edificios y andamios con resistencia mayor que el acero, por esta característica se lo conoce como «el acero vegetal».

Se cosecha en un tercio del tiempo que maduran las maderas más blandas y es un cultivo perenne. A partir del bambú se construyen cañerías, materiales resistentes para vagones de trenes, durmientes de ferrocarril, vigas, tapas de alcantarillas y hasta cubiertas de cruceros y aspas de molinos para generación de energía eólica.

El bambú es también materia prima para producir papel, telas y por su elevado calor de combustión se utiliza en forma de chips para la alimentación de centrales eléctricas.

Según FAO, el bambú se cultiva en más de 60 millones de hectáreas y el mercado de productos de bambú alcanza los USD 70.000 millones anuales.

China concentra un quinto del total mundial con más de 15 millones de hectáreas de bosques. Alimenta una industria cuyo valor se multiplicó por 500 desde 1981 y emplea a 10 millones de personas. Sin embargo, el país necesita importar más bambú para abastecer una producción anual de 40 mil millones de palillos para comida, pisos, tableros, papel, productos textiles, escarbadientes, fósforos, palillos de incienso, cepillos de dientes, esterillas, canastas y cientos de productos más. Las empresas chinas concentran el 90% del mercado internacional de exportación de pisos de bambú laminado.