Dos tercios del aceite de palma consumido en la UE durante el año pasado tuvo como destino el uso con fines energéticos, según la Federación Europea para el Transporte y el Medio Ambiente (T&E).

T&E informó que el 53% del aceite de palma se utilizó para producir biodiesel para llenar los tanques de los automóviles y camiones, mientras que el 12% se utilizó para generar electricidad y calefacción.

El aceite de palma utilizado para la producción de biodiesel creció en 2018 en un 3%, mientras que su uso en alimentos para humanos y animales se redujo en un 11%.

La directora de energía de T&E, Laura Buffet, dijo: “Esta es una tendencia que en la última década viene empeorando cada año. Muestra claramente que la deforestación producida por el consumo de aceite de palma en Europa se debe principalmente a la política de biocombustibles».

Lectura sugerida

Nigeria planea aumentar la producción de aceite de palma 700%

Los productores tendrían acceso a préstamos al 9% añual para expandir el cultivo en al menos 3 millones de hectáreas.

Las cifras de Oil World mostraron que la UE usó más de 4 millones de toneladas de aceite crudo de palma para producir biodiesel en las biorrefinerías europeas en 2018. Pero el bloque importó 1,2 millones de toneladas adicionales de biodiesel de aceite de palma refinado, dijo T&E.

Las importaciones de biodiésel refinado se triplicaron entre 2017 y 2018 después del levantamiento de los derechos antidumping sobre el aceite de palma indonesio y el biodiésel de soja argentino, y la palma y la soja representaron alrededor del 86% de todas las importaciones de biodiesel.

La UE gastó € 4.200 millones (US $ 4.700 millones) en 2018 en importaciones de soja y palma.

Sin embargo, bajo la nueva Directiva de Energía Renovable RED II de la UE, los biocombustibles de primera generación se eliminarán gradualmente a partir de este año hasta 2030.

Lectura sugerida

La mayor productora de palma con planes de expandirse América Latina

Sime Darby Plantation Bhd. busca comprar refinerías en América Latina mientras lidia con bajos márgenes y costos crecientes en la producción.

Un acto delegado que determina las materias primas de alto riesgo de cambio de uso indirecto de la tierra (ILUC), para complementar la RED II, también clasificó el aceite de palma como una materia prima de alto riesgo de ILUC que debería limitarse a su nivel de consumo de 2019.

Buffet dijo: “Los ministros nacionales deben detener la locura de quemar alimentos en automóviles y camiones. Todos los aceites vegetales tienen un vínculo de sustitución con el aceite de palma y, por lo tanto, están asociados indirectamente con la destrucción de la selva tropical. Instamos a los gobiernos de la UE a que, como mínimo, eliminen gradualmente el aceite de palma y todos los biocombustibles a base de aceite vegetal a partir de 2021″.