Nuestro apetito por la comida es un grave problema. La enorme cantidad de energía, tierra y agua utilizada para llenar las góndolas de los supermercados significa que la sobreproducción moderna y el consumismo excesivo están agotando los recursos y dañando el planeta. A la fabulosa cifra de 1.300 millones de toneladas de alimentos que se producen cada año debe agregarse que un tercio adicional se desperdician cada año.

Ahora más que nunca, la supervivencia de la producción de alimentos depende de la innovación sostenible.  The Conversation, un servicio de información sin fines de lucro del Reino Unido propone una serie de ideas que intentan tratar efectivamente (o no tan efectivamente) el desperdicio de alimentos en la cadena de suministro. Otorga a cada una un «puntaje de sostenibilidad» hasta 20, basado en cinco factores independientes, incluidos la eficiencia económica y ambiental.

Startups revolucionarias contra el desperdicio de alimentos

Más de la mitad del desperdicio de alimentos en su producción y en la agricultura se clasifica como «evitable» y representa una pérdida de £ 1.400 millones (U$S 1.750 millones) sólo en el Reino Unido. Esto ha inspirado a una serie de pequeñas empresas que utilizan estos residuos para hacer nuevos productos.

Lectura sugerida

Conocé el helado elaborado con suero de vaca (libre de vaca)

Luego de recaudar U$S 60 millones de gigantes como ADM, Perfect Day está a punto de  comercializar su propio helado de laboratorio.

El ex chef de Londres Tom Fletcher, por ejemplo, fundó Rejuce en 2012, y desde entonces ha convertido más de 250 toneladas de frutas y verduras desagradables en jugos y batidos. Una red de proveedores proporciona a la empresa ingredientes locales y de económicos evitándole tener que lidiar con los costos de disposición de estas frutas y verduras.

Rejuce comercializa más de 100.000 botellas al año, evitando que los alimentos comestibles se desperdicien al ser convertidos en productos nutritivos.

Toast Ale es una organización sin fines de lucro que elabora bebidas alcohólicas incluidas las cervezas artesanales pale ale y lager a partir de pan descartado. Obtiene alrededor de 13.000 rebanadas de pan diariamente descartadas por los fabricantes de sandwiches.

El subproducto de la elaboración de la cerveza se procesa y se entrega a las granjas locales para su uso como alimento para animales altamente nutritivo. Al vender online, y a través de los principales supermercados británicos, Tesco y Waitrose, Toast Ale dona todas sus ganancias a Feedback, una organización benéfica que trabaja para transformar el sistema alimentario mundial.

Estas empresas, y muchas otras, están cambiando la forma en que percibimos y usamos el desperdicio como un recurso de valor agregado, en lugar de algo que debe descartarse.

Puntaje de sostenibilidad: 20

Digestión anaeróbica

Las instalaciones de digestión anaeróbica (AD) proporcionan energía renovable y gas. Wyke Farms, uno de los principales fabricantes de productos lácteos en el Reino Unido, está utilizando este enfoque para alimentar sus fábricas. Sus plantas de producción de biogás descomponen la materia orgánica del estiércol de las granjas, la industrias lácteas, los fábricas de sidra y las panaderías en energía renovable.

La electricidad producida a partir del biogás se usa para alimentar los plantas de producción y el excedente de energía es comercializado a la red para proporcionar electricidad limpia a la comunidad local. Esto no solo ahorra enormes cantidades en las facturas de energía cada año, sino que también minimiza la generación de residuos en los procesos, reduciendo a su vez las emisiones de metano.

Lectura sugerida

Dos startups convierten metano en alimento para animales

Encontrar usos alternativos para el metano, un potente gas de efecto invernadero, tiene enorme valor en la lucha contra el cambio climático.

El material sobrante de las plantas de AD es un excelente fertilizantes que se utiliza en las tierras de Wyke Farms y se entregan a los agricultores locales para aumentar la fertilidad del suelo. La compañía también colabora con sus proveedores para implementar enfoques sostenibles que reduzcan los impactos ambientales y ahorren dinero.

Pero la AD trae algunos desafíos. Requiere una gran inversión inicial y podría impedir una mayor innovación al tratar con los subproductos de la agricultura y la manufactura.

Puntaje de sostenibilidad: 17

Desperdicio de alimentos: utilizar la innovación sostenible para reducir lo que tiramos
Una gráfica que compara las puntuaciones de cada enfoque. Crédito: Mehrnaz Tajmir, Autor.

Quema e incineración

Quemar alimentos no es bueno para el medio ambiente ya que libera dióxido de carbono a la atmósfera. También existen preocupaciones sobre el impacto en la salud de los incineradores debido a sus débiles sistemas de monitoreo de contaminación.

Un informe publicado por Green Party mostró un aumento de 5,5 millones de toneladas de residuos enviados para incineración en el Reino Unido entre 2012 y 2017, lo que representa más de 10 millones de toneladas. Con el estancamiento de las tasas de reciclaje y compostaje en alrededor de 11 millones de toneladas en el período, en algunas áreas se incineran más residuos de los que se reciclan. Al examinar una empresa, uno debe verificar cuánto contribuye la quema a reducir sus niveles de desperdicio.

Lectura sugerida

Así es como se produce la carne animal sin animales

Esto significa que la producción de carne sintética implica producir grandes cantidades de células musculares en un laboratorio.

La quema, la incineración y la AD son, en sí mismas, costosas y consumen energía. Podríamos beneficiarnos de la energía que se genera a través de estos métodos, si se utiliza el flujo de residuos adecuado (residuos no reciclables, estiércol de granja). Pero el uso de desperdicios de alimentos reciclables o evitables que podrían ser reutilizados es una mera pérdida de recursos, tiempo y mano de obra que ha sido utilizada para cultivar y procesar alimentos de forma innecesaria.

Puntaje de sostenibilidad: 6

Cómo se comparan …

En general, como caso de negocios, la innovación sostenible es intrínsecamente sólida. Reduce el desperdicio y los impactos ambientales, además de ahorrar millones cada año al aumentar la eficiencia de la cadena de suministro.

Más importante aún, es una cultura organizacional que fomente las actividades e ideas que aumentan la eficiencia ambiental y financiera. También podría haber empresas que intentarán subirse al carro, haciendo afirmaciones falsas sobre la sostenibilidad y el impacto ambiental de su operación.

Una forma de diferenciar entre las startups «revolucionarias» es exigir una transparencia mayor y cuestionar dónde las empresas obtienen sus materias primas. Como consumidores, es nuestra responsabilidad hacer preguntas y alentar a las empresas en el uso de la innovación sostenible.