Según el informe anual de la Organization for Economic Cooperative Development (OECD) y de la Food and Agriculture Organization (FAO), se espera que la demanda mundial de productos agrícolas crezca un 15% en la próxima década fundamentalmente impulsado por un incremento en la productividad de los cultivos.

Como resultado, los precios ajustados a la inflación de los principales productos agrícolas se mantendrán en o por debajo de los niveles actuales, según el informe. Éste proporciona una evaluación de las perspectivas a 10 años para los mercados de productos agrícolas y de productos pesqueros a nivel nacional, regional y mundial.

«La agricultura mundial se ha convertido en un sector muy diverso, con operaciones que van desde pequeñas granjas de subsistencia hasta grandes explotaciones multinacionales», escribieron el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, y el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, en el prólogo del informe. Junto con el suministro de alimentos, agregaron, los agricultores de hoy «son importantes custodios del medio ambiente natural y se han convertido en productores de energía renovable».

Lectura sugerida

Para la FAO, se viene la década de los cereales y el bioetanol en...

Entre 2018 y 2027, los cereales y el etanol serán los rubros agroindustriales que más expandirán su producción en Argentina, según un nuevo informe prospectivo elaborado...

La tecnología impulsará mejoras en el rendimiento y una mayor producción, mientras que el uso de la tierra agrícola se mantendrá constante. Se espera que el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura disminuya a 0.5% por año en comparación con la tasa de 0.7% de la última década.

Sin embargo, la agricultura se enfrenta a nuevas incertidumbres, incluidas las interrupciones de las tensiones comerciales, la propagación de enfermedades de los cultivos y animales, la creciente resistencia a las sustancias antimicrobianas, las respuestas reguladoras a las nuevas técnicas de fitomejoramiento y los eventos climáticos cada vez más extremos. Las incertidumbres también incluyen la evolución de las preferencias dietéticas a la luz de los problemas de salud y sostenibilidad y las respuestas políticas a las alarmantes tendencias mundiales de la obesidad.

A nivel mundial, se proyecta que el uso de cereales para alimentos aumente en alrededor de 150 millones de toneladas durante el período prospectivo, lo que representa un aumento del 13%, y el arroz y el trigo representan la mayor parte de la expansión. El factor más importante detrás del crecimiento proyectado en el uso alimentario de commodities es el crecimiento de la población, que se espera que aumente más rápidamente en el África subsahariana y el sur de Asia.

«Lamentablemente, se espera que las regiones más necesitadas experimenten un crecimiento lento de los ingresos y, por lo tanto, solo pequeñas mejoras en su estado nutricional», dijo Máximo Torero, subdirector general de la FAO para el desarrollo económico y social. “Los hallazgos apuntan a una disminución general de la desnutrición; sin embargo, a las tasas actuales de mejora, nos mantendríamos lejos de alcanzar el objetivo de Hambre Cero para 2030 «.

Ken Ash, director de comercio y agricultura de la OCDE, agregó: “La perspectiva deja en claro que el comercio es fundamental para la seguridad alimentaria mundial. «Las regiones que están experimentando un rápido crecimiento de la población no son necesariamente aquellas donde la producción de alimentos puede incrementarse de manera sostenible, por lo que es esencial que todos los gobiernos apoyen mercados agroalimentarios abiertos, transparentes y predecibles».

Lectura sugerida

A pesar de la disparada en los precios de los cereales, en noviembre cayó...

Los precios mundiales de los alimentos disminuyeron marginalmente en noviembre, debido a que los precios de los productos lácteos contrarrestaron un fuerte aumento en...

Se proyecta que la demanda de cultivos alimentarios superará el crecimiento de la producción animal en los países donde el sector ganadero está evolucionando de los sistemas de producción tradicionales a los comercializados, mientras que se espera que el uso de productos agrícolas como materia prima para producir biocombustibles crezca principalmente en los países en desarrollo.

El comercio de commodities agrícolas y pesqueros debería expandirse en la próxima década  alrededor de 1.3% anual, más lento que en la década pasada (promedio de 3.3%), ya que se espera que el crecimiento de la demanda mundial de importaciones se desacelere. Por el lado de las exportaciones, se proyecta que tanto América Latina como Europa aumentarán sus ventas a los mercados extranjeros.