Dos proyectos de bioeconomía de cooperativas españolas han sido expuestos como ejemplo en un seminario organizado por la Comisión Europea.

Bajo el título “El papel de las cooperativas en la integración de la bioeconomía en los
productores”, la Comisión ha querido presentar diferentes modelos de negocio que ilustran los beneficios de la cooperación y el apoyo de las cooperativas a los agricultores individuales para el despliegue de la bioeconomía en distintos sectores.

En concreto, Jesús Abadías de Cooperativas Agro-alimentarias de Aragón ha presentado el proyecto Life Multibiosol, basado en la utilización de plásticos biodegradables y biobasados para uso agrícola. No es necesaria su recogida después de la cosecha, y al descomponerse aportan importantes nutrientes al suelo y a las plantas. En este proyecto, tal y como ha destacado Abadías, se han desarrollado films para acolchado, bolsas para la protección de frutas y clips para cerrar las bolsas, usando plásticos biodegradables. Estos productos han sido rigurosamente ensayados tanto en campo como en el laboratorio. El uso de estos bio-plásticos avanzados implica una huella de carbono reducida en comparación con los plásticos convencionales (LDPE).

Su impacto medioambiental ha sido mejorado gracias al uso de materias primas bio-basadas y la reducción de aplicaciones fitosanitarias en el cultivo. A continuación, Fernando Romero de la cooperativa Alcamancha, ha expuesto la producción de lavandin que llevan a cabo en tierras marginales con el fin de diversificar su actividad a otro tipo de cultivos que se adapten a las características del terreno y mejoren los márgenes económicos. Los cultivos no alimentarios son aquellos que no forman parte de la cadena alimentaria y son utilizados para producir un amplio abanico de bio-productos, incluyendo textiles, polímeros, lubricantes, materiales de construcción, productos farmacéuticos, así como energía y combustibles.

Lectura sugerida

Finlandia, el país con más bosques de Europa, deberá importar biomasa

Luego de haber prohibido el uso de carbón, la biomasa se considera la forma más económica de satisfacer las futuras necesidades energéticas del país.

Sin embargo, estos cultivos no tienen aún gran implantación en la agricultura europea, tal y como ha destacado, principalmente debido a brechas en los marcos políticos y esquemas de incentivos de inversión.

El seminario ha reconocido el papel especifico de las cooperativas agroalimentarias en la bioeconomía, uno de los nueve objetivos de la Reforma PAC. Además, el fomento de la bioeconomía forma parte de la Estrategia UE que considera a las cooperativas un instrumento clave para que los agricultores obtengan el valor añadido de las actuaciones en esta área que cubre numerosos ámbitos como la economía circular, los subproductos, y la diversificación agraria, entre otros.

Las cooperativas pueden ser cruciales para terminar con las barreras en la movilización de la biomasa, constituyéndose como centros logísticos cercanos a las áreas de producción, y participando también en su valorización a través de la transformación.

Cooperativas Agro-alimentarias de España ha apostado decididamente por la bioeconomía y la economía circular participando a través del programa Horizonte 2020 en proyectos europeos como AGROINLOG, PANACEA o MAGIC.

Proyecto AGROinLOG

El Proyecto AGROinLOG – proyecto financiado por la UE a través del programa Horizonte 2020 – persigue demostrar las posibilidades de implantación de Centros Logísticos de Biomasa Integrada (IBLC´s) en las agroindustrias, evaluando su viabilidad económica, técnica y medioambiental. A través de los IBLC’s se pretende aprovechar las sinergias existentes en las agroindustrias para el procesamiento de la biomasa agrícola residual (en términos de instalaciones, equipos, períodos de inactividad, etc.), destinada tanto a la producción de bioenergía como para la obtención de bio-productos (industria farmacéutica, química, etc.). De esta forma, dichas empresas generarían una segunda línea de negocio que les permitirá diversificar su modelo de negocio actual. Aunque la implantación de los IBLC’s se estudia en seis sectores, AGROinLOG cuenta con tres casos demostrativos basados en tres agroindustrias de los sectores de piensos y forrajes (España), aceite de oliva (Grecia) y cereales (Suecia). Participan 15 socios de 8 países y se encuentra liderado por CIRCE.

Lectura sugerida

Cooperativa de mujeres transforma el aceite de oliva en esperanza

Las acciones de Femmes du Rif han minimizado el proceso de despoblación y ayudaron a los agricultores locales a abandonar el cultivo de cannabis ilícito.

Proyecto PANACEA

La Red PANACEA -proyecto financiado por la UE a través del programa Horizonte 2020- tiene como objetivo difundir casos aplicables de cultivos no alimentarios próximos a la realidad de mercado, así como la cooperación entre la comunidad agrícola, la industria y la investigación, incrementando la contribución de los cultivos no alimentarios a la Estrategia de Bioeconomía Europea. Los cultivos no alimentarios son aquellos que no forman parte de la cadena alimentaria y son utilizados para producir un amplio abanico de bio-productos, incluyendo polímeros, lubricantes, materiales de construcción, productos farmacéuticos, así como energía y combustibles. Sin embargo, estos cultivos no tienen en la actualidad una gran implantación en la agricultura europea, principalmente debido a brechas en los marcos políticos y esquemas de incentivos de inversión. Participan 18 socios de 10 países y se encuentra liderado por CERTH.

Proyecto MAGIC

El proyecto MAGIC -proyecto financiado por la UE a través del programa Horizonte 2020- pretende promover el desarrollo sostenible de cultivos industriales en tierras marginales, rentables y con un uso eficiente de los recursos. Para lograrlo, se creará una base de datos con dichos cultivos, incluyendo características agronómicas, aportes requeridos, evolución del rendimiento y niveles de calidad según la aplicación final. En paralelo, se mapearán y caracterizarán aquellas tierras en Europa con condiciones naturales adversas a fin de proporcionar una clasificación espacial que servirá de base para la elaboración de las mejores prácticas sostenibles para cultivos industriales. También se desarrollará un sistema de apoyo a la toma de decisiones, basado tanto en los cultivos como en los mapas MAGIC, validado mediante la participación de agricultores y usuarios para seleccionar los cultivos industriales más prometedores para Europa. Participan 26 socios de 12 países y se encuentra liderado por CERTH.

Agrodigital.