Se pronostica que la producción de maíz en China disminuirá en 2019-20 debido a las políticas gubernamentales diseñadas para reducir la siembra de maíz a favor de la soja, así como a los daños en los cultivos por la propagación del gusano cogollero, según un informe del Global Agricultural Information Network del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

El USDA dijo que se pronostica que la producción de maíz para 2019-20 caerá más del 9% de su pronóstico de junio debido a una menor superficie sembrada y menores rendimientos. Además, el organismo proyecta una cosecha de 230 millones de toneladas que es el pronóstico de producción de maíz más bajo en China desde 2012-13.

Lectura sugerida

Pronostican mayor producción de oleaginosas en la India

Según el Departamento de Agricultura de EEUU el principal país importador de aceite de soja argentino incrementará su producción en un 8% esta campaña.

«En esta primavera boreal, las principales provincias productoras de maíz en China experimentaron condiciones adversas para la siembra, el crecimiento del cultivo y están amenazadas de manera inminente por la rápida propagación del gusano cogollero», dijo el USDA.

El área cosechada se pronostica en 40 millones de hectáreas, 1 millón menos de lo proyectado el pasado junio.

La demanda de alimento se proyecta a un nivel más bajo, ya que las disminuciones relacionadas con la peste porcina africana que afectó el sector, se compensan en parte con el aumento de la producción avícola.

Lectura sugerida

Por la peste porcina africana, se disparan las acciones de las empresas porcinas chinas

Analistas creen que los precios han tocado suelo y podrían subir de los actuales 12 yuanes por kig a 20 yuanes a medida que se desploma la oferta.

El pronóstico de uso de alimentos balanceados en ganadería para 2019-20 se redujo un 11% respecto del pronóstico anterior del USDA a 170 millones de toneladas -la estimación de uso de balanceados más baja desde 2015-16-.

El consumo general de maíz se pronostica en 259 millones de toneladas, una disminución del 7% con respecto a la cifra de junio del USDA, y el pronóstico de consumo más bajo en casi cuatro años, debido al debilitamiento de la demanda del sector de nutrición animal y el uso del FSI (usos alimenticios, de semillas e industriales).

El pronóstico de importación de maíz para 2019-20 se reduce a 6 millones de toneladas, 1 millón de toneladas menos que el estimado de junio del USDA, ya que la menor demanda de alimento en China alivia la presión del mercado para importar granos de calidad de alimento al sur de China.