El mundo produce más de dos mil millones de toneladas de residuos sólidos urbanos cada año, una cantidad suficiente para llenar más de 800.000 piscinas olímpicas.

Si se considera la cantidad de residuos per cápita, los peores son los estadounidenses ya que producen tres veces el promedio mundial, incluyendo los plásticos y los alimentos.

Cuando se trata de reciclar, Estados Unidos nuevamente está rezagado respecto a otros países, apenas reutiliza el 35% de sus residuos sólidos. Alemania es el país más eficiente, reciclando el 68% del material.

El estudio ha sido compilado por Verisk Maplecroft, una firma de investigación que se especializa en riesgo global. Han desarrollado dos nuevos índices sobre generación de residuos y reciclaje.

Utilizando datos disponibles públicamente, realizaron una investigación académica para desarrollar una imagen global de cómo los países actúan en un momento en que el mundo se enfrenta a una creciente crisis de residuos, principalmente impulsada por el plástico.

Lectura sugerida

Los residuos de una ciudad pueden mover todo su transporte público

El biometano es una fuente energética en auge para reducir las emisiones de CO2 en el transporte, la industria y los hogares.

El índice de generación de residuos muestra las tasas per cápita de residuos sólidos municipales, plásticos, alimentos y materiales peligrosos.

Los residuos sólidos municipales son desechos que las autoridades locales recolectan de fuentes residenciales, institucionales y comerciales.

Mientras que el mundo produce 2.100 millones de toneladas de esta basura cada año, solo el 16% se recicla, mientras que el 46% se elimina de forma insostenible.

En el análisis, China e India representan más del 36% de la población mundial y el 27% de los residuos.

Los ciudadanos estadounidenses producen 773 kg per cápita, aproximadamente el 12% del total mundial. Su producción es tres veces mayor que la de los chinos y siete veces mayor que la de las personas que viven en Etiopía.

plastic
Los paises en desarrollo estan rechazando los containers de basura enviados desde paises desarrollados.

Otros países europeos, incluidos los Países Bajos, Suiza, Francia y Alemania, figuran en la lista. El Reino Unido ocupa el puesto 14 en el índice de residuos, generando 482 kg de residuos domésticos por persona cada año.

Estados Unidos es la única nación desarrollada cuya generación de residuos supera su capacidad de reciclaje.

«Lo que hace mal a los Estados Unidos es la relación entre lo que genera y su capacidad de reciclar», dijo Niall Smith, uno de los autores del informe.

«Y en relación con sus pares de altos ingresos, ahí es donde se está desempeñando mal».

Cuando se trata de reciclar en EEUU, el problema parece presentarse en la voluntad política y la infraestructura.

«Creo que se ve en una encuesta tras otra que la infraestructura en los EEUU simplemente no proporciona la opción de reciclaje», dijo Will Nichols, jefe de investigación ambiental de Verisk Mapelcroft.

Lectura sugerida

La energía de los residuos alimenticios

El condado de San Luis Obispo, en California, han implementado un programa para generar energía a partir de las sobras de alimentos.

«Una gran cantidad de residuos estadounidenses, que ahora no se pueden enviar a China, se están quemando, simplemente no existe la inversión en infraestructura para hacer frente a este problema».

La prohibición de las importaciones de residuos en China, Tailandia, Vietnam y Malasia está cambiando la dinámica global. Ha habido tensiones entre el gobierno de Filipinas que envió 69 contenedores que contenían residuos a Canadá.

«Ellos (los países asiáticos) ya no quieren ser el vertedero del mundo», dijo Will Nichols.

«Hay una clase media en crecimiento que no está contenta con los niveles de contaminación y China, debido a su situación política, tiene las palancas políticas para abordar estos problemas más rápidamente que otros».

El informe sugiere que puede haber un camino difícil por delante, especialmente para las empresas. Verisk Maplecroft espera que los gobiernos actúen en temas de residuos, pero que las empresas paguen la factura.