El avance del cambio climático es un hecho real que está ocurriendo a nivel global, extendiéndose hasta los rincones más remotos de nuestro planeta, y afectando las actividades más diversas y de las maneras más insospechadas. Observemos, sin ir más lejos, la industria del vino en Chile.

En el último tiempo, y con creciente fuerza en los últimos años, hemos sido testigos de cómo la geografía vitivinícola chilena ha ido cambiando. Viñedos completos han desaparecido en el norte del país debido a la sequía extrema, al tiempo que nuevos valles y viñedos emergen en el extremo sur, en lugares en donde hasta hace pocos años era impensado hablar de apelaciones vitivinícolas.

Ya no es una metáfora ni una exageración afirmar que la naturaleza nos sorprende cada temporada, hace tiempo ya que las cosechas se han vuelto impredecibles. Si hasta hace un par de décadas todo el trabajo en el viñedo se repetía sistemáticamente y las fechas de cosecha eran similares año tras año siguiendo una especie de manual, actualmente cada año arranca de distinta forma, se desarrolla con eventos distintivos que acaban por marcar la temporada, y culminan con fechas de cosecha que cambian significativamente cada año.

La pregunta que cabe responder, entonces, y que da título a esta columna es ¿cómo se está adaptando la industria del vino chilena al cambio climático? ¿Qué estan haciendo las viñas chilenas para responder de la mejor manera a los cambios que nos impone el clima? La palabra clave es sustentabilidad.

Lectura sugerida

La pelea de Francia por salvar su industria vitivinícola

El gobierno francés anunció un ambicioso programa de investigación como parte de su plan para luchar por la supervivencia de sus viñedos en declive.

A mediados de mayo se llevó a cabo un Simposio de Cambio Climático en el marco de Vinexpo Bordeaux, la feria de vinos más importante del mundo, punto de encuentro de los más destacados científicos, economistas, académicos y renombradas personalidades de la industria del vino a nivel mundial.

En dicha instancia, tomó fuerza la afirmación que el futuro del cambio climático es incierto, y la industria del vino debe liderar con el ejemplo las prácticas de reducción de la huella de carbono. Chile ofrece una oportunidad única al mundo como un verdadero paraíso vitivinícola en cuanto a poseer condiciones geográficas y climáticas inigualables para producir vinos sustentables. Los consumidores mundiales, y especialmente en Asia están reconociendo esta particular ventaja de la industria chilena mostrando su preferencia.

La industria del vino de chileno, hace años comenzó a actuar en pos de la sustentabilidad, con prácticas y medidas concretas. En conjunto con la Asociación de Vinos de Chile se creó el Código de Sustentabilidad el año 2011, el cual reconoce el compromiso y conciencia con el medio ambiente, y con el cual 76 viñas representativas del 75% de las exportaciones de vino embotellado ya están certificadas.

Lectura sugerida

Trump se tira contra los vinos franceses y España lo sufre

La posible subida de aranceles a Francia podría afectar también a las ventas de España a Estados Unidos.

Adicionalmente Viña Errazuriz, construyó el año 2010 una Bodega Ícono, Don Maximiano, ubicada en el Valle del Aconcagua, una obra arquitectónica completamente sustentable, con tecnología de punta que apunta a la eficiencia hídrica y energética, permitiendo procesos de vinificación más amigables con su entorno ambiental y social.

Desde luego, en otras regiones de Chile se han construido bodegas que aplican estas mismas técnicas, tales como el flujo gravitacional, la eficiencia en el uso del agua o la medición y reducción de la huella de carbono en todo el proceso de vinificación.

La forma de trabajo en los viñedos incluye manejos de labranza y siembras que ayudan a una mejor infiltración del agua en el suelo para su mejor aprovechamiento, y a captura de manera natural el carbono del aire y su transformación en fertilizante orgánico para la viña. También se buscan producciones moderadas de uva para no sobrecargar los viñedos y al mismo tiempo obtener una mayor calidad de uva, y desde luego eliminar el uso de químicos pesticidas. Con todas estas prácticas se logra un mayor cuidado del medio ambiente y de las personas que trabajan en los viñedos, y a la vez se propicia el necesario equilibrio entre el viñedo y el medio ambiente.

Viña Errazuriz también adhiere a la agricultura biodinámica. El Viñedo Seña es manejado bajo estas prácticas desde el año 2005, siguiendo rigurosamente los principios de agricultura ecológica basados en las teorías del filósofo Austriaco Rudolf Steiner en 1924 y ampliamente reconocidos por proteger al medio ambiente y los trabajadores, además de asegurar un futuro a largo plazo para los viñedos, al prescindir de fertilizantes, pesticidas, herbicidas industriales y otras prácticas que acaban por erosionar los suelos y deteriorar las parras. Afortunadamente, ya son varias las viñas y proyectos en Chile que están abrazando la agricultura biodinámica, y se espera que pronto se unan muchas más.

En el corto plazo todos deberán plantearse -y replantearse- la forma en cómo se elabora el vino en Chile, y como avanzar hacia una mayor sustentabilidad. Chile exporta al mundo el 90% del vino que produce, es clave que como industria actué coordinados para garantizar el futuro de este icónico producto nacional, y asegurar a las futuras generaciones un mejor lugar para brindar por el vino chileno.

Por Eduardo Chadwick predisente de Viña Errazuriz / La Tercera.