Con la llegada del invierno en todo el territorio argentino, calefaccionar nuestra casa hoy lleva a tener un estricto control del consumo porque eso, a fin de mes, se traducirá en una tarifa que posiblemente nos traiga un dolor de cabeza. Hoy, más aún, donde rige un aumento en las facturas de gas pero que se pagarán efectivamente con el arribo del verano. Es decir, pagaremos más caro el consumo dentro de unos meses, pero el incremento ya está.

Y ante posibles alternativas, muchas no hay, aunque en el resto del país están avanzando más con la instalación de estufas a pellets en ocho estaciones del interior de la provincia de Chubut donde se dio inicio a un proyecto piloto que busca aprovechar los recursos forestales como fuente de energía, según cita el sitio especializado Argentina Ambiental. ¿Con qué objetivo? Producir a escala en Esquel y que distribuir a las localidades más alejadas, en este caso en la provincia de Chubut.

Según la web del sector, “la empresa estatal de energía Petrominera Chubut impulsa un proyecto para la producción y comercialización de pellets de madera para uso energético en la provincia. Se trata de biomasa forestal, procesada y secada, que se utiliza como combustible sólido para calefacción, siendo una fuente de energía renovable, económica, segura y eficiente”. Chubut, en el ser del país, registra temperaturas bajo cero.

Lectura sugerida

Así es la planta de biomasa de 41 MW que recientemente se puso en...

Demandó una inversión de U$S 237 millones, quema 264.000 tons de madera reciclada por año y 150.000 tons de emisiones de CO2eq por año.

Como parte de una prueba piloto, la petrolera provincial instaló estufas a pellets en las estaciones de servicio de la red PetroChubut, ubicadas en varias localidades y hasta ahora los resultados son más que alentadores. Además, la idea es que la cadena comercial esté al alcance de los pobladores en las localidades más aisladas para calefaccionar los hogares con mayor eficiencia, menos peligros y un mayor ahorro.

De acuerdo a Argentina Ambiental, “la intención es avanzar sustentablemente en el proyecto y definir con la Municipalidad un esquema de trabajo conjunto que permita transformar el chip, en aserrín y ese aserrín en pellet, para luego poder distribuirlo desde las estaciones. Además se vislumbran proyectos de calefacción comunitaria en Esquel, mediante consorcios de vecinos”.

Lectura sugerida

Bariloche producirá sus propios pellets para calefaccionar hogares

Se inauguró en Bariloche la Planta Experimental de pelletizado y el Laboratorio de Evaluación de Biomasa.

A diferencia de otros sistemas de calefacción, el pellet permite una combustión eficiente y limpia y permite un mayor ahorro. Se trata de una fuente de energía económica, sustentable y renovable y, aunque aún no tiene popularidad en el sector residencial, es un sistema de calefacción que se presenta como una solución ante la crisis energética de los pueblos del interior que no poseen conexiones de gas natural.

Para tener una dimensión de su alcance, la instalación de las estufas de 8.000 calorías permiten calefaccionar las estaciones y disminuir la demanda de energía eléctrica, siempre teniendo en cuenta que hablamos de una región del país con temperaturas extremas. Cada caldera consume entre 12 y 20 kilos de pellet por día, según la temperatura de cada lugar. El paso siguiente será llevar estas estufas a las grandes ciudades, bajar el costo de las mismas, y ser también una alternativa al gas natural.

El Intransigente.