«Es un retroceso y también la principal contradicción que tienen algunos funcionarios con el mandato de Mauricio Macri, que dijo que debemos ser la góndola del mundo», señaló el presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), Ulises Forte.

Para el responsable del Instituto esto es «tranquera, estancia, puerto, con lo cual no se genera mano de obra, más carne».

Hay que recordar que el campo es generador de empleo en forma indirecta. Por el contrario, es la industria la que da más trabajo a partir de la faena, la logística, el desposte, etc. Se suman también todos los subproductos que salen del animal, como es la industria del cuero.

Lectura sugerida

Exportaciones argentinas de carne tuvieron el mayor mayo en 14 años

Registraron una suba interanual del 73% en volumen, alcanzando las 69 mil tec, con precios promedio que se mantienen relativamente atractivos.

«Yo estoy a favor de la medida», dijo el ganadero y vicepresidente tercero de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Mariano Williams. Y agregó: «Esto desde ya es una gran ayuda para los criadores que hoy no reciben buenos precios de la mano de la industria. que no aplaude esta iniciativa».

Desde la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), su presidente, Miguel Schiariti, afirmó que «vender hacienda en pie hacia afuera es retroceder a la época de la colonia y dejar de exportar mano de obra es atentar contra la fuente de trabajo».

Lectura sugerida

Así es como se produce la carne animal sin animales

Esto significa que la producción de carne sintética implica producir grandes cantidades de células musculares en un laboratorio.

Actualmente Uruguay, con más de 400.000 cabezas de ganado, es uno de los principales exportadores de hacienda en la región; muy lejos está Australia que supera el millón de animales. Se trata de un mercado que mueve ingresos anuales por US$2.500 millones.

Se trata de un mercado que el año pasado generó ingresos por alrededor de US$2.500 millones Compartir

Para el consultor ganadero Víctor Tonelli, «la venta al exterior ayudaría a ponerle un piso al precio de la invernada, que está muy baja». «Desde ya enoja a los frigoríficos, dado que deberá competir colocando mas dinero en el mercado», indicó.

La mesa de las carnes es el lugar de mayor debate entre todos los sectores, donde como ya se dijo, hay dos bandos muy bien diferenciados. El de los productores que están a favor y la industria, que junto a los sindicatos, ven como un riesgo que caiga la materia prima para atender a la exportación.

Merino Soto/BAE Negocios.