El cuerpo de legisladores del parlamento austriaco acaba de aprobar un proyecto de ley para la prohibición total del glifosato, poniendo al país en camino de convertirse en el primer miembro de la UE en prohibir todo uso del polémico herbicida.

El herbicida ha estado estrechamente relacionado con Roundup, un producto estrella comercializado en todo el mundo por el gigante estadounidense Monsanto, adquirida por el alemán Bayer en 2018.

Estando bajo la atenta mirada de los ambientalistas luego de la adquisición, la compañía alemana ha prometido más «transparencia» durante el proceso de renovación de la licencia de glifosato en la Unión Europea.

Lectura sugerida

Al calor de los acuerdos

Europa se cocina con temperaturas récord, el G20 ratificó el Acuerdo de París, y la UE y el Mercosur sellaron el histórico pacto.

Sin embargo, ha insistido en que el glifosato «continuará desempeñando un papel importante en la agricultura y en la cartera de Bayer».

El glifosato está clasificado como «probablemente carcinógeno» por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero en diciembre de 2017 la UE renovó la licencia de herbicida en toda Europa por cinco años.

El Roundup ha sido objeto de tres juicios costosos en California en los últimos meses y ahora es objeto de más de 13.000 reclamos en los Estados Unidos.

Lectura sugerida

Inglaterra ya tiene su trigo tolerante a sequía

Las plantas de trigo diseñadas para tener menos estomas en sus hojas pueden sobrevivir mejor a condiciones de sequía.

Entre los socios de la UE de Austria, Francia dijo en 2017 que esperaba prohibir el glifosato dentro de tres años, pero el presidente Emmanuel Macron ha dicho desde entonces que tal movimiento no podría ser ejecutado en un «100 por ciento».

Los críticos de la decisión del parlamento austriaco dicen que podría ser ilegal bajo la ley de la UE que miembros individuales prohíban las sustancias que han sido aprobadas por la UE para ser utilizadas.

Después de dos años de intenso debate, los estados miembros de la UE decidieron a fines de 2017 renovar la licencia de glifosato por cinco años.

El órgano ejecutivo de la UE, la Comisión Europea, señaló la aprobación del glifosato por parte de sus dos agencias científicas, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de Sustancias Químicas, que no clasifican la sustancia como carcinógena.

Pero la independencia de la EFSA fue cuestionada después de que los medios de comunicación publicaron que las páginas de su informe se copiaron y pegaron de los análisis en un estudio de Monsanto de 2012.

En mayo de 2018, el gobierno francés se comprometió a prohibir el glifosato «para sus principales usos» para 2021, y «para todos sus usos» dentro de cinco años.

En enero de 2019, las autoridades francesas prohibieron la venta de Roundup Pro 360.