La economía mundial continúa desacelerándose en medio de la actual guerra comercial entre Estados Unidos y China. Las esperanzas son que las conversaciones se reanuden pronto entre ambos países, pero la confianza en que conflicto pueda resolverse antes que termine el 2019 está disminuyendo. Además, la persistente lluvia que está castigando a Estados Unidos ha perturbado significativamente al sector agrícola.

La ayuda federal para alivio comercial de U$S 16 mil millones y los otros U$S 3 mil millones para alivio por desastres ayudará a suavizar el golpe para los agricultores, pero no para el resto de las empresas agrícolas.

La última Revisión Económica Rural Trimestral de la División de Intercambio de Conocimientos de CoBank indica que el desarrollo económico global continúa cayendo a medida que las tarifas se arrastran en el comercio y la manufactura globales. Las disputas comerciales aún se ciernen entre Estados Unidos y China, la UE, Japón y México, y el progreso ha sido lento, sin grandes victorias comerciales todavía.

El informe dice que la economía de los Estados Unidos ha tenido un buen desempeño, pero hay señales de advertencia a pesar del impresionante crecimiento del PIB en el primer trimestre del 3.1%. Gran parte de este crecimiento fue sustentado por un aumento en los stocks a medida que las compañías se preparaban para una escalada en la guerra comercial con China.

El ritmo del gasto en inversiones, la fabricación y la demanda de bienes de capital se han suavizado en los últimos meses, y se espera que la tendencia de desaceleración persista durante el resto del año.

Lectura sugerida

Prductores de etanol de EEUU analizan comprar maíz a Brasil

Es por la diferencia de precios. Según la consultora Agroconsult, algunos fabricantes de etanol ya están comprando maíz a Brasil y Argentina.

El estrés financiero para muchos agricultores continúa creciendo en medio de una incertidumbre sin precedentes de disputas comerciales y desastres climáticos. Casi todos los sectores de la agricultura se vieron afectados en el último trimestre por la inundación provocada por las lluvias de primavera que mantuvieron a los agricultores fuera de los campos en todo Estados Unidos. La cantidad de hectáreas perdidas para evitar la siembra seguirá siendo la principal incógnita en los próximos meses para los mercados de commodities agrícolas.

El comercio continúa creando vientos en contra para los granos y las semillas oleaginosas de EEUU. La demanda doméstica no se ha mantenido con el gran suministro de maíz del año pasado, pero el consumo de soja se ha mantenido sólido, aprovechando los bajos precios de la oleaginosa.

El clima húmedo en el medio oeste ha reducido significativamente las expectativas de producción de maíz. El progreso de la siembra ha sido el más lento. El clima también está preocupando a algunos productores de etanol y ha creado dolores de cabeza para el sector de insumos agrícolas. Los productores de etanol, que ya soportan uno de los períodos más largos con bajos margenes en años, ahora enfrentan la perspectiva de una disponibilidad limitada de maíz y un aumento en los precios del grano. Los minoristas de productos agrícolas continuarán luchando contra la débil economía agrícola luego de una difícil otoño agronómico.

El sector de proteínas animales de EEUU continuará estando afectado por factores en gran medida fuera del control de los productores y procesadores. El clima, la peste porcina africana y las amenazas comerciales han trastornado el sector de la proteína animal de los Estados Unidos. En particular, el brote de ASF (peste porcina africana) afectará no solo al cerdo, sino también al comercio de proteínas animales en general en los próximos años.

Una disminución esperada en la producción de carne de cerdo china estimulará un aumento de las importaciones de carne vacuna, de cerdo y pollo en China en la medida que tratará de cubrir un déficit en el suministro de proteína animal que ningún país productor de carne de cerdo podrá cubrir. Los precios del cerdo y los costos de alimentación indican márgenes saludables para los productores hasta el 2020, pero eso podría cambiar rápidamente si las exportaciones de cerdo no aumentan.

Lectura sugerida

EEUU busca flexibilizar las regulaciones que rigen para los cultivos modificados genéticamente

La nueva propuesta del Departamento de Agricultura estará abierta a comentarios del público hasta el 5 de agosto.

A lo largo de los primeros cuatro meses del año, las exportaciones de pollo bajaron aproximadamente un 1%, pero los precios del cuarto de la pierna aumentaron de 28 centavos por libra al comienzo del año, a cerca de 50 centavos por libra. Con un clima más normal previsto para el resto del verano boreal y con nuevas plantas avícolas aumentando la producción, las señales apuntan a un aumento en el suministro de proteínas que se recuperará en la segunda mitad de 2019.

El desarrollo más significativo para las exportaciones de pollo de los Estados Unidos sería la reapertura de China, que prohibió las aves de corral de EEUU hace cuatro años debido a la gripe aviar, pero se espera que vuelva a abrirse si se anuncia un acuerdo comercial entre ambos países.

Las condiciones climáticas en gran parte de California la primavera pasada han sido más frías y húmedas de lo normal. Si bien es un alivio después de años de sequía, el volumen y el momento de la precipitación han creado problemas, especialmente para las frutillas y las cerezas.

Se esperan pérdidas significativas en el cultivo de cereza de California, particularmente en las variedades de temporada temprana. Las condiciones climáticas más frías en las áreas centrales de producción de frutillas superaron las estimaciones anteriores de aumento de rindes de producción de las variedades más nuevas. Las exportaciones de frutilla en lo que va del año están un 10% por debajo de la temporada pasada.