En 2018 la inversión global en energía renovable alcanzó los US$ 288.900 millones y la financiación para nueva capacidad fue casi tres veces mayor que en el sector de carbón y gas, según datos de BloombergNEF publicados en el Informe Global del Estado de las Renovables 2019.

Si bien el monto total fue 11% más bajo que en el año anterior, 2018 fue el noveno año consecutivo en el que se superaron los US$ 200.000 millones y el quinto año consecutivo por encima de los US$ 250.000 millones. La cifra no incluye las inversiones en instalaciones de energía hidroeléctrica mayores a 50 MW, que recibieron inversiones adicionales de US$ 16.000 millones, también mucho menos que en 2017, cuando se invirtieron US$ 40.000 millones.

La caída en 2018 se puede atribuir a una desaceleración en el despliegue de la energía solar en China y, en parte, al abaratamiento de la tecnología fotovoltaica, lo que significa que la capacidad solar podría ampliarse a un costo menor.

A nivel mundial, la energía solar sigue siendo el mayor foco de las inversiones, con US$ 139.700 millones en 2018, 22% menos que el año pasado. Mientras tanto, la inversión en energía eólica aumentó 2% en 2018, a US$ 134.100 millones. Los otros sectores se quedaron muy por detrás, aunque la financiación en biomasa y aprovechamiento de residuos aumentó 54%, a US$ 8.700 millones.

Lectura sugerida

Brasil se enciende con la bioelectricidad

Menos volátil en términos de mercado que el azúcar y el etanol. La expansión de la cogeneración es también una promesa para los próximos años.

El monto destinado a la nueva capacidad de energía renovable fue de US$ 272.300 millones (excluyendo las grandes centrales hidroeléctricas), mucho más que a la nueva capacidad de generación a partir de carbón y gas, sector que recibió US$ 95.000 millones.

“Las tendencias globales continúan indicando que invertir en energías renovables es invertir en un futuro rentable. Las inversiones en energía renovable en 2018 fueron tres veces más altas que la cantidad destinada a nuevos generadores de carbón y gas”, destacó Inger Andersen, Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

«Aunque esto es alentador, debemos acelerar el ritmo significativamente si queremos alcanzar los objetivos globales de clima y desarrollo», añadió Andersen.

«Cuando la inversión general cae, es fácil pensar que estamos retrocediendo, pero ese no es el caso. La energía renovable es cada vez menos costosa y estamos viendo una ampliación de la actividad de inversión en energía eólica y solar en más países de Asia, Europa del Este, Oriente Medio y África», dijo Angus McCrone, editor jefe de BloombergNEF.

China lidera, Europa y los países en desarrollo se recuperan

China lideró en este campo por séptimo año consecutivo, con un monto de US$ 91.200 millones, 37% menos que en 2017. Esto se debe a una serie de factores que incluyen el cambio a mitad de año en la política oficial de tarifas de alimentación, lo cual afectó la inversión en energía solar.

China representó 32% de la inversión total mundial, seguida por Europa con 21%, Estados Unidos con 17% y Asia-Oceanía (excluyendo China e India) con 15%. Las fracciones más pequeñas se dieron en India (5%), Oriente Medio y África (5%), las Américas (excluyendo Brasil y Estados Unidos) (3%) y Brasil (1%).

Si se excluye a China, la inversión en energía renovable en el mundo en desarrollo aumentó 6%, a US$ 61.600 millones, lo cual constituye un récord.

La inversión en Europa aumentó 39% a US$ 61.200 millones, el nivel más alto en dos años, impulsado en gran medida por las grandes inversiones eólicas.

Lectura sugerida

Polémica demanda contra la UE por respaldar la biomasa forestal como «energía renovable»

Un grupo de ONGs presentaron una demanda en los tribunales de Luxemburgo. La biomasa contabiliza el 60% de las energías renovables del bloque.

En Estados Unidos, la inversión aumentó 1% a US$ 48.500 millones, el nivel más alto desde 2011, también impulsado por un aumento en el financiamiento de la energía eólica.

La inversión en la región de Asia y el Pacífico (excluyendo China e India) aumentó 6% a US$ 44.200 millones, el nivel más alto en tres años, mientras que Oriente Medio y África vieron un salto de inversión de 57%, a un récord de US$ 15.400 millones. En las Américas (excluyendo Brasil y Estados Unidos), la inversión disminuyó 23% (sin incluir las grandes centrales hidroeléctricas), hasta US$ 9.800 millones.

«Es tranquilizador ver crecer la inversión en EE.UU.», dijo el Dr. Nils Stieglitz, presidente de la Escuela de Finanzas y Administración de Fráncfort, que participó en la elaboración del informe. «Este aumento de la inversión en parte puede ser impulsado por proyectos que se apresuran para calificar en el actual plan de apoyo fiscal, que vencerá en unos pocos años y cuyas posibilidades de extensión son bastante bajas», añadió.

Una mayor cantidad de información detallada sobre la inversión global en la financiación de energías renovables en 2018 se compartirá en el informe Tendencias globales en la inversión en energías renovables, que se publicará en septiembre antes de la Cumbre sobre la Acción Climática del Secretario General de la ONU. El reporte se publica todos los años desde 2007. La edición de este año está cofinanciada por el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania. Contará con una retrospectiva sobre la inversión en energía renovable en la última década.

Retema.