La ciencia y las prácticas de la producción de cannabis están décadas atrás de casi cualquier otro cultivo cultivo. Canopy Rivers, una empresa canadiense que financia inversiones para el desarrollo del cannabis, ha invertido U$S 10 millones en la empresa de biotecnología californiana ZeaKal para ayudar a que el sector del cannabis se ponga al día.

ZeaKal, con sede en San Diego, ha desarrollado una tecnología basada en la genética que mejora el crecimiento de las plantas y los macronutrientes al aumentar su capacidad para convertir la luz solar y el dióxido de carbono en energía. Su tecnología patentada, llamada PhotoSeed, ha sido probada en varios cultivos importantes, incluida la soja, el ryegrass perenne y el arroz. Canopy Rivers está respaldando a ZeaKal para introducir PhotoSeed en el cannabis y el cáñamo.

“Esta es una de las tecnologías más interesantes que he visto desde que estoy en el sector. «Algo como esto solo aparece cada una década», dice Mary Dimou, directora de desarrollo comercial de Canopy Rivers a AFN .

Agrega que “el cannabis está 80 años atrasado respecto a los demás cultivos. Pero hay problemas sencillos que pueden resolverse con la tecnología existente, y buscamos constantemente compañías de otros sectores agrícolas con tecnologías que podamos introducir al cannabis y al cáñamo para ayudarlo a evolucionar».

¿Qué es PhotoSeed?

La principal característica que tiene PhotoSeed es que puede aumentar la capacidad fotosintética de las plantas por mayor conversión de la luz solar y dióxido de carbono en energía. Identificar técnicas para lograr esto ha sido el objetivo de miles de millones de dólares en investigación y generalmente ha eludido a los científicos. El equipo de ZeaKal tuvo la suerte de lograrlo accidentalmente.

Lectura sugerida

El Gobierno autorizó el primer centro de elaboración de cannabis medicinal del país

El establecimiento funcionará en Jujuy y lo manejarán una empresa estatal y otra estadounidense.

Los fundadores de ZeaKal se propusieron resolver un problema diferente. El equipo se presentó en AgResearch, una de las principales instituciones de investigación agrícola de Nueva Zelanda, y se enfocó en tratar de resolver un problema de índole muy local: mejorar el contenido de nutrientes del ryegrass perenne, la principal fuente de alimentación para las vacas lecheras de Nueva Zelanda.

“Es uno de los cultivos más importantes en la economía pastoril de Nueva Zelanda. A diferencia de los Estados Unidos, no hay un sistema de feedlot. Las vacas obtienen la mayor parte de sus calorías del pastoreo”, explica el fundador y CEO de ZeaKal, Han Chen. «Teníamos la intención de mejorar el contenido de energía del ryegrass».

Describe a PhotoSeed como una solución a una «idea general» que finalmente derivó en una mejora de los aceites saludables del ryegrass (y por lo tanto el contenido de grasa), y también afectó positivamente el proceso fotosintético de la planta, que a su vez mejoró el rendimiento.

Además, el contenido de proteínas de la planta se mantuvo igual, lo que no siempre ocurre cuando se manipulan otros rasgos, dice Chen. “En la cría tradicional, usualmente obtienes rendimiento, o aceite o proteína, pero rara vez obtienes los tres. Acertamos la trifecta «.

ZeaKal ha estado probando PhotoSeed con otras variedades de plantas, incluida la soja, el arroz y la alfalfa. A principios de este año, la compañía firmó una colaboración en investigación y desarrollo con Corteva Agriscience del grupo DowDuPont para aplicar PhotoSeed en cultivos tradicionales. Chen dice que para cada nueva variedad de plantas, la tecnología requiere algunos «ajustes», pero que el concepto y la aplicación son básicamente los mismos.

El cannabis se pone al día

En el sector del cannabis, ZeaKal y Canopy Rivers esperan que PhotoSeed tenga un impacto en la producción de aceite de las plantas, lo que aumentaría la producción de cannabinoides, el compuesto químico que interactúa con el cerebro.

Lectura sugerida

La primera granja industrial de cáñamo en EEUU se impulsa con biodiesel

Producirá el espectro completo de extractos de cáñamo industrial, incluido el CDB, muy popular en la industria de la belleza y la cosmética.

Más allá del potencial de la tecnología para respaldar nuevos o mejores productos derivados del cannabis, lo que Canopy Rivers y ZeaKal esperan de PhotoSeed es que pueda acelerar la modernización y la estandarización en el sector del cannabis y el cáñamo.

La ciencia de las plantas ha desempeñado un papel fundamental en el avance de la genética y las técnicas de cultivos durante décadas. Sin embargo, el cannabis no se ha beneficiado de la mayoría de las técnicas y tecnologías modernas, incluidas la modificación y la edición genética, debido a su dudoso estatus legal.

«Hay pocas semillas estabilizadas, si es que hay alguna, en el sector, por lo que tenemos desafíos con la estabilidad [del cultivo], la estandarización y el crecimiento en al aire libre», explica Dimou. Estos son problemas que los «buenos programas de cría» pueden resolver, agrega, pero la esperanza es que tecnologías más avanzadas ayuden a que el cannabis se ponga al día más rápido.

La visión de Dimou para el sector es que en 5 a 10 años, habrá aproximadamente 20 variedades de cannabis que sean estables, efectivas, estandarizadas y científicamente bien entendidas en términos de cómo afectan e interactúan con el cuerpo humano. Cree que PhotoSeed se encuentra entre las nuevas y mejores tecnologías para ayudar a que el sector llegue allí.

También hay otros beneficios potenciales de la tecnología. Debido a que PhotoSeed aumenta la capacidad de las plantas para absorber y procesar el dióxido de carbono, podría tener impactos ambientales positivos.

«Ya está mostrando efectos combativos al cambio climático en otros cultivos», dice Dimou.

PhotoSeed aún no se ha probado con cannabis o cáñamo, pero la estimación conservadora de Dimou es que podría comenzar a extenderse en los próximos 18 a 24 meses. Los procesos reguladores serán un factor en esa línea de tiempo, pero tanto Chen como Dimou dicen que creen que las aplicaciones positivas de la tecnología le dan una ventaja, particularmente en los Estados Unidos y Canadá, donde los marcos regulatorios están «maduros».

Lectura sugerida

La oportunidad del cannabis

El centro de producción e invesitgación de cannabis medicinal a instalarse en Jujuy podría ser el puntapié inicial para el desarrollo de un nuevo clúster.

“La tecnología se trata realmente de aprovechar la capacidad natural de las plantas para convertir el dióxido de carbono y la luz solar en rendimiento. Es respetuoso con el medio ambiente y sostenible. No e está introduciendo nuevas plagas o productos químicos [en el mercado]”, dice Chen.

ZeaKal es la decimoctava inversión de Canopy River. Desde que se abrió del productor y distribuidor canadiense de marihuana, Canopy Growth el año pasado, el mandato de la empresa ha sido invertir en compañías cuyas tecnologías, productos y servicios pueden respaldar el emergente sector del cannabis. Ha adquirido una participación del 8,7% en ZeaKal con su compromiso de U$S 10 millones.

ZeaKal recaudó fondos por última vez en 2016, unos U$S 5.3 millones provenientes de Agtech VC Middleland Capital y Finistere Ventures, así como de empresas familiares.