El mito de que las variedades modernas de trigo dependen más de los pesticidas y fertilizantes es desmentido por una nueva investigación publicada en Nature Plants.

«Se ha instalado la idea de que la selección y los mejoramientos intensivos que se han introducido en los cultivares de trigo de alto rendimiento utilizados en los sistemas agrícolas modernos también han llevado a que estas variedades sean menos resistentes y, por lo tanto, más dependientes de los productos químicos para prosperar», dijo el Dr. Voss-Fels.

«Sin embargo, los datos muestran inequívocamente que las variedades de trigo modernas superan a las variedades más antiguas, incluso en condiciones de cantidades reducidas de fertilizantes, fungicidas y agua», dijo.

«También descubrimos que la diversidad genética dentro del acervo genético de trigo moderno, a menudo criticado, es lo suficientemente rica como para generar un aumento adicional del 23 por ciento en los rendimientos».

El Dr. Voss-Fels dijo que los hallazgos podrían sorprender a algunos agricultores y ambientalistas.

Lectura sugerida

EEUU busca flexibilizar las regulaciones que rigen para los cultivos modificados genéticamente

La nueva propuesta del Departamento de Agricultura estará abierta a comentarios del público hasta el 5 de agosto.

«Un gran número de personas se sorprenderán de cuán resistentes resultaron ser las variedades modernas de trigo, incluso en condiciones de crecimiento adversas, como la sequía, y el uso de menos insumos químicos».

El Dr. Voss-Fels dijo que los hallazgos podrían tener implicaciones potencialmente importantes para aumentar la productividad de los sistemas de cultivo orgánico.

«Se ha asumido ampliamente que los cultivares de trigo más viejos son más robustos y resistentes, pero en realidad son los cultivares modernos los que mejor se desempeñan en condiciones óptimas y sub-óptimas».

El trigo es el cultivo alimenticio más importante del mundo.

 

Kai Voss-Fels examinando las variedades de trigo ensayadas. Créditos: Kai Voss-Fels

Sin embargo, con menores rendimientos globales de trigo en los últimos años, fundamentalmente debido a las sequías que sufrieron las principales regiones productoras, y la perspectiva de un mayor riesgo climático en el futuro, la resistencia de las variedades modernas de trigo es un problema de importancia mundial.

El estudio proporciona la descripción más detallada de las consecuencias del cultivo intensivo de trigo y la selección de la genética para lograr altos rendimientos de grano y adecuados rasgos de calidad en el trigo europeo de los últimos 50 años.

El estudio fue dirigido por el profesor Rod Snowdon de la Justus-Liebig-University Gießen (JLU), que también es profesor honorario en UQ, en colaboración con otras siete universidades alemanas.

Lectura sugerida

La Universidad N°1 en ciencias agrícolas apuesta a los materiales biológicos

Luisa Trindade, profesora de la Universidad de Wageningen investiga diferentes plantas para impulsar la economía de base biológica.

El análisis genético se realizó en QAAFI bajo el liderazgo del profesor Ben Hayes.

La primera parte del estudio consistió en probar 200 variedades de trigo que han sido esenciales para la agricultura en Europa occidental en los últimos 50 años.

La performance se comparó entre esas variedades en ensayos a campo donde se utilizaron en forma paralela altas, medias y bajas dosis de agroquímicos. La segunda parte del estudio se realizó en QAAFI, para igualar las diferencias de rendimiento con la composición genética de las diferentes variedades.

«Esta información genética nos permite llevar el descubrimiento al siguiente nivel», dice el Dr. Voss-Fels.

«Podemos usar algoritmos de inteligencia artificial (IA) para predecir los cruces óptimos necesarios para reunir los segmentos más favorables lo más rápido posible».