En pocas semanas, Pergamino y Venado Tuerto serán protagonistas centrales en la nueva saga de la Bioeconomía. Se está finalizando la construcción de dos plantas de generación eléctrica que funcionarán con biogás obtenido a partir de la fermentación de la biomasa residual de la producción de semilla de maíz. Sí, a la chala y los marlos se les hizo la luz. 

Los Clusters Semilleros de Venado Tuerto (VT) y Rojas/Salto/Pergamino generan más de 50.000 tons/año de biomasa vegetal (principalmente chala y marlo) cada uno, que pueden transformarse en Energía Renovable, reduciendo drásticamente el impacto ambiental y generando puestos de trabajo genuinos en la región.

Se trata de un salto cualitativo para una industria de enorme valor para la Argentina. No solo por lo que significan como aporte de competitividad local a través de la semilla, sino como fuente genuina de divisas.

En los últimos años, se desarrolló una fuerte corriente exportadora, donde el país aprovecha los beneficios de la contra estación para proveer en tiempo y forma a los mercados del norte, en particular a Estados Unidos.

La tecnología de biodigestión anaeróbica permite el aprovechamiento de toda la biomasa vegetal de la industria semillera, como así también la de los residuos orgánicos de los establecimientos de cría de animales.
La tecnología de biodigestión anaeróbica permite el aprovechamiento de toda la biomasa vegetal de la industria semillera, como así también la de los residuos orgánicos de los establecimientos de cría de animales.

 

Pero esta realidad, junto con el nuevo brío que tomó la siembra en el país a partir del 2015, tiene como contrapartida el creciente volumen de marlos y chala que genera el sistema moderno de producción de semilla.

Lectura sugerida

Finlandia, el país con más bosques de Europa, deberá importar biomasa

Luego de haber prohibido el uso de carbón, la biomasa se considera la forma más económica de satisfacer las futuras necesidades energéticas del país.

Las compañías, desde hace muchos años, adoptaron la cosecha en espiga y el secado estacionario. Utilizan cosechadoras especiales, que solamente extraen las mazorcas. Estas se trasladan a plantas con celdas individuales, donde se someten a un proceso muy cuidado de secado a baja temperatura, para evitar el daño del grano.

Una vez secas, las espigas se clasifican y pasan a la fase de desgranado. Es cuando aparecen los dos “problemas”, la chala y el marlo, que a partir de ahora se convierten en oportunidad. En particular en los marlos, hay una alta densidad energética. Ambos deben ser acondicionados, buscando el tamaño de partícula ideal para una fermentación eficiente.

La tecnología de biodigestión anaeróbica permite el aprovechamiento de toda la biomasa vegetal de la industria semillera, como así también la de los residuos orgánicos de los establecimientos de cría de animales, y potencialmente los municipales.

La instalación prevé que la energía generada se suba a la red eléctrica interconectada nacional.
La instalación prevé que la energía generada se suba a la red eléctrica interconectada nacional.

Los dos proyectos fueron desarrollados por Seeds Energy, una compañía creada para este efecto. Su CEO es el ingeniero Héctor Tamargo, quien pasó más de 30 años como director de Operaciones de Monsanto.

El empresario informó a Clarín Rural que las plantas están basados en el uso de aproximadamente 20.000 tons/año de chala y marloen una primera etapa en Venado Tuerto, con una potencia eléctrica estimada en 2 MW; y de 18.000 tons/año del mismo material, más 30.000 tons/año de guano de aves, con una potencia eléctrica de 2,4 MW. Equivale al 5% del consumo eléctrico de ambas ciudades.

El diseño de las plantas y la naturaleza modular del proceso permitirían futuras expansiones a partir de incrementos de volumen y/o incorporación de otros tipo de biomasa, incluyendo cultivos energéticos, glicerol, etc. El glicerol es un subproducto de la elaboración de biodiesel, difícil de manejar por las pequeñas plantas diseminadas en el interior.

Lectura sugerida

Estudio identifica las materias primas más prometedoras para biorrefinerías con procesos de pirólisis

Forma parte del proyecto Horizon 2020 Bio4Products, que estudia la viabilidad de un nuevo concepto de biorrefinería basado en pirólisis rápida.

A pesar de que viene mezclado con agua, metanol y otros materiales, tiene un interesante valor energético y fermenta perfectamente en el biodigestor.

La provisión de los insumos básicos para esta fase de generación eléctrica surge de las industrias semilleras.
La provisión de los insumos básicos para esta fase de generación eléctrica surge de las industrias semilleras.

 

La empresa logró ser seleccionada en el marco del programa oficial “Renovar 2”, con la asignación de los cupos señalados. “Está previsto arrancar a mediados de agosto”, asegura Tamargo. “Prácticamente están terminadas”.

El proveedor de tecnología es BTS Biogas (Italia), que cuenta con más de 200 plantas construidas en Italia, Alemania, Inglaterra, Bélgica, Japón, Polonia, USA y Corea.

Esta empresa se comprometió a abrir una operación en la Argentina, para asegurar –bajo contrato- el funcionamiento de las plantas. Fue un requisito del agente financiero que acompañó el emprendimiento, que se basa en aporte de capital privado. El socio inversor es Andreas Keller Sarmiento, un empresario con fuerte trayectoria en la industria de generación eléctrico y el sector financiero.

La inversión total alcanzó a 21,4 millones de dólares y generó más de cien puestos de trabajo durante la construcción. Una vez en funcionamiento, dará trabajo a 20 empleados entre personal operativo, mantenimiento, seguridad, limpieza, etc El contrato con Cammesa (que deriva de la adjudicación de los cupos) también opera como una garantía para el agente financiero. La energía generada se sube a la red interconectada nacional.

Los planes de Seed Energy no se limitan a estas dos plantas. Tienen en la mira licitar en Renovar 3 otras tres: en Salto, en Rojas y una segunda en Venado Tuerto.

Lectura sugerida

Así es la planta de biomasa de 41 MW que recientemente se puso en...

Demandó una inversión de U$S 237 millones, quema 264.000 tons de madera reciclada por año y 150.000 tons de emisiones de CO2eq por año.

“Hay una gran cantidad de chala y marlos en esas ciudades y las compañías de semillas tienen la expectativa de podamos absorberla. Para ellas es no solo una cuestión de logística, sino también de imagen”.

Pero no todo queda en generar un flujo de electricidad. También piensan en el aprovechamiento del calor que generan los motores. En Europa es usual que se destine el agua de refrigeración a calefaccionar instalaciones cercanas. En Venado Tuerto, donde la planta se instaló frente a las instalaciones de Nidera, podría usarse estacionalmente para el secado de grranos.

Otra sinergia: también en Venado Tuerto, se acompañó el proyecto con la instalación de un sistema de transporte eléctrico que rodea la ciudad, reforzando la red local.

A los marlos, como a la chala, se les hizo la luz. Un problema que se convierte en oportunidad.
A los marlos, como a la chala, se les hizo la luz. Un problema que se convierte en oportunidad.

 

“El principal subproducto generado por este proceso es un bio fertilizante orgánico de alta calidad y rico en nutrientes (N, P, K, S, Ca, Mg, Mn), ideal para su uso en zona núcleo”, enfatiza Tamargo.

Su tasa de absorción y asimilación es muy superior a la de los fertilizantes convencionales dado que al obtenerse a través de procesos de Biodigestión Anaeróbica, los minerales se encuentran en estado puro como óxidos en vez de presentarse como sales complejas de alto peso molecular.

Su composición físico-química le otorga además excelentes propiedades de conducción eléctrica e intercambio catiónico. Estas particularidades aumentan en forma significativa su eficacia en los procesos de fertilización.

No existe riesgo de interferencia o reacciones cruzadas con otros agroquímicos en caso de mezcla debido a su pH neutro y su composición molecular. Pueden ser provistos a granel en camiones batea, en bolsones de 800 kg tipo “big bags” o en camiones cisterna en el caso del líquido para su uso en los campos.

Argentina año verde. Círculo virtuoso. Bioeconomía al marlo…

Héctor A. Huergo / Clarín Rural.