La Usina Boa Vista, ubicada en Quirinópolis (GO) es considerada una de las más modernas del mundo.

Sao Martinho SA, uno de los mayores productores de azúcar y etanol del país, anunció sus planes para construir una planta para producir etanol a partir del maíz en el estado de Goiás.

De esta forma, Sao Martinho se suma al número creciente de empresas que comienzan a producir etanol a partir de maíz en Brasil, un país donde el biocombustible siempre se ha elaborado a partir de la caña de azúcar.

El etanol de maíz está despegando en el corazón cerealero de Brasil, principalmente en el estado de Mato Grosso, donde se espera que la producción crezca más del 50 por ciento en 2019.

La producción de maíz en Brasil viene aumentando considerablemente en los últimos cinco años, ya que los agricultores consolidaron un sistema de rotación para sembrar soja en verano y maíz en invierno. La llamada “safrinha”, o cosecha de maíz de segunda, es actualmente, la cosecha de maíz más importante de Brasil, con una producción estimada de alrededor de 66,6 millones de toneladas en la campaña 2018/19.

Lectura sugerida

Brasil, rey del azúcar, tiene un nuevo preferido: el etanol

Las ventas de etanol en Brasil subieron casi un 35% en los tres primeros meses del año debido a que el alza de precios del crudo.

Los altos costos logísticos por las largas distancias que separan los estados cerealeros de los puertos son un gran atractivo para convertir la super-producción de maíz en biocombustibles. Varias usinas han informado de planes para adaptar sus procesos para poder elaborar etanol de maíz fuera del período de zafra.

Sao Martinho informó que planea construir la planta en el municipio de Quirinópolis, una importante región productora de granos en el estado Goiás, en el cinturón centro-oeste de granos de Brasil.

Lectura sugerida

Comienza la zafra en el NOA y se renuevan las ilusiones

La principal actividad del NOA se pone en marcha y se suma a una cosecha récord en la zona central. Un repaso por los aportes del sector.

Las instalaciones se construirán junto al ingenio Boa Vista de Sao Martinho, uno de los complejos sucro-energéticos más modernos del mundo. Las 5 millones de toneladas de caña que muele por año se convierten exclusivamente en etanol y energía eléctrica.

La compañía dijo que tendrá capacidad para producir 200 millones de litros de etanol hidratado y 140.000 toneladas de DDGS (Granos Secos con Solubles de Destilería) por año.

Sao Martinho espera invertir 350 millones de reales (U$S 90.94 millones) en el proyecto. La compañía no reveló un plazo previsto para la construcción de la planta.

El grupo posee otros tres ingenios en Brasil, entre los cuales se encuentra la usina Sao Martinho, ubicada en la ciudad de Pradópolis (SP), y es la mayor procesadora de caña del mundo, con una capacidad de molienda de 10 millones de toneladas por zafra.

Entre las  unidades, el grupo puede moler hasta 24 millones de toneladas de caña. En la última zafra registró una producción de 992 millones de tons de azúcar, 1,1 millones de metros cúbicos de etanol y 816 MWh de electricidad.