La Fórmula 1 tiene programada para una revisión general de las reglas en 2021. Entre la gran cantidad de cambios técnicos que se esperan, fuentes de la máxima categoría del automovilismo indicaron que el deporte apunta a avanzar hacia un futuro más verde y más sostenible.

Según la publicación alemana Auto Motor und Sport, la Fórmula 1 planea incorporar combustibles neutros en carbono a partir de 2021. Están convencidos que los biocombustibles son una alternativa más limpia para el medio ambiente que la energía eléctrica, y espera poder avanzar en esta dirección en el transcurso de los próximos años.

Leer también

Los peligros de la percepción pública

Foto de archivo de una parada en boxes de Ferrari en el GP de Malasia de 2008, con la plataforma de repostaje en acción. Créditos: Overdrive.

El combustible utilizado en la Fórmula 1 contiene una pequeña cantidad de biocombustible. Sin embargo, los rumores indican que la F1 planea aumentar la cantidad de biocombustible al 20% para el año 2021. A partir de ese momento, hasta 2025, la mezcla con biocombustible irá aumentará un 10% cada año.

Leer también

Los biocombustibles tienen la mejor performance en la movilidad sustentable

Auto Motor und Sport citó a un ingeniero que dijo: «Pongamos el pie en la puerta ahora. Luego, el impulso se hará cargo. Si no hacemos nada, no sucederá nada. Sólo los que comienzan con el 20 por ciento algún día llegarán al 100″. »

También se ha informado de que muchas personas dentro de la Fórmula 1, incluidos los proveedores de combustible, y los directores de equipos como Cyril Abiteboul de Renault, aprueban la nueva idea del combustible neutro en carbono. Abiteboul dijo: «Habrá nuevas formas de combustible en los próximos años, ya se trate de más biocombustibles, por lo que una composición diferente, o incluso un combustible sintético, proveniente de fuentes no fósiles».

Leer también

El «Pincha» tendrá el primer estadio sustentable

Los motores de los autos de F1 cuentan con grandes avances tecnológicos que le permiten alcanzar eficiancias del orden del 50%. Poseen un sistema híbrido que almacena en baterías de litio la energía cinética recuperada durante el frenado gracias al sistema KER y la energía térmica proveniente de los gases de escapes a través de una turbina.  Cuando el piloto requiere potencia extra, un motor eléctrico tomará la energía de la batería y que le aportará hasta unos 165 HP adicionales.

La alta eficiencia alcanzada por los motores de Fórmula 1 combinado con biocombustibles pueden ser una gran solución a la movilidad sustentable e invitan a soñar que a los pistones todavía les quedan varios años de vida.