Vista aérea de la Usina Vale do Paraná. Tiene capacidad para elaborar 700 mil litros de etanol por día y generar 16MW eléctricos a partir de bagazo de caña de azúcar.

Vale do Paraná es la primera planta del sector sucroenergético de Brasil que pone a consulta pública sus datos para lograr la certificación de Renovabio. El proceso tendrá una duración de 30 días y detalla las informaciones auditadas por la Certificadora SGS.

Los datos de la empresa estarán disponibles para hacer comentarios hasta el 3 de julio en el sitio web de SGS Brasil, la firma contratada como auditora por la empresa para llevar a cabo el proceso de certificación. Finalizado ese plazo, los datos en su versión final serán enviados a la Agencia Nacional del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) para obtener su calificación de eficiencia energética ambienta ly quedará autorizada a emitir los créditos de descarbonización (CBios).

Vale do Paraná, ubicada en la localidad de Suzanápolis en el estado de San Pablo, presentó la información para el 100% de las actividades de su producción primario y atendió a los criterios de elegibilidad en todas sus explotaciones productoras de biomasa, de acuerdo a la información suministrada por UNICA, entidad que agrupa a los principales actores de la cadena sucrenergética brasilera.

Leer también

Con los ojos puestos en Brasil

La etapa de consulta pública pretende dar transparencia a la certificación y es uno de los procedimientos que componen el proceso definido por la ANP en la Resolución 758 de 2018, publicada en noviembre de 2018, para la obtención de los Certificado de Producción Eficiente de Biocombustible.

La nueva política nacional de biocombustibles (RenovaBio) de Brasil formará parte del día a día de la cadena de combustibles a partir de 2020. El programa exige que las plantas productoras de biocombustibles obtengan la certificación previa que permitirá la emisión de los créditos de descarbonización (CBios). Estos títulos, a su vez, serán comprados por las distribuidoras de acuerdo con una meta anual.

Leer también

A bioconomia mais grande do mundo

La Usina Vale do Paraná se sometió al proceso de evaluación de eficiencia energético-ambiental para la producción de etanol anhidro e hidratado. En principio, se calcularon en 67 gCO2eq/MJ y 66,6 gCO2eq/MJ, respectivamente.

Los valores representan la cantidad de dióxido de carbono que deja de ir a la atmósfera en la producción de biocombustibles en comparación con la gasolina. Conforme a SGS Brasil, el certificado tendrá una validez de tres años contados a partir de la fecha de su emisión.

«Esta iniciativa retrata el esfuerzo que ha sido realizado por el sector productivo para atender los criterios de certificación y garantizar la participación de los productores en RenovaBio. «Este es sólo el inicio de un proceso que debe intensificarse en los próximos meses», resalta el gerente de economía y análisis sectorial de la Unión de la Industria de Caña de Azúcar (UNICA), Luciano Rodrigues.