TBM Co., una startup japonesa conocida por haber desarrollado una tecnología que convierte la piedra caliza en tarjetas empresariales, carpetas de plástico y contenedores de alimentos, está buscando recaudar fondos para expandirse en el extranjero antes de prepararse para una oferta pública inicial en un par de años.

Goldman Sachs Group Inc., la empresa comercial Itochu Corp. y Toppan Printing Co., la mayor compañía de impresión global, ya han invertido en el fabricante japonés. TBM, que recaudó US$ 14 millones y US$ 28 en sus últimas dos rondas, busca asegurarse varios millones de dolares, según el director ejecutivo Nobuyoshi Yamasaki. El objetivo es establecer asociaciones en el extranjero antes de buscar una oferta pública inicial, agregó.

«Nuestra próxima ronda es para la expansión en el extranjero, tanto para producción como para ventas», dijo el CEO de la compañía en Tokio. «Queremos expandirnos agresivamente en el extranjero y para eso necesitamos el financiamiento necesario para poder contratar a más personas».

Leer también

Estudian como hacer papel a partir de la cáscara de soja

Como resultado, TBM está retrasando su calendario planificado para una oferta pública de venta en aproximadamente un año, según Yamasaki. La compañía fue valuada en US$ 520 millones de dólares  su último financiamiento, dijo.

Aunque TBM no ha revelado sus últimas ventas anuales, Yamasaki dice que los ingresos crecerán al menos cinco veces el próximo año. La compañía ganó recientemente un contrato para suministrar a la franquicia de carne bovina Yoshinoya Co. con menús hechos con Limex, su producto de papel a base de piedra caliza. Una nueva fábrica de producción cerca de Sendai, al norte de Tokio, entrará en funcionamiento en 2020 para producir 30.000 toneladas de productos Limex por año.

Nobuyoshi Yamasaki
Nobuyoshi Yamasaki

TBM comenzó vendiendo material para tarjetas de presentación. Se trata de un producto suave, como el papel laminado, y es mucho más difícil de rasgar o doblar. Eso lo hace ideal para restaurantes; más de 400 restaurantes de sushi administrados por Sushiro Global Holdings Ltd. en todo Japón también usan papel Limex en sus cartas de menús. El material se puede reciclar y convertir en productos de papel o en artículos más duraderos, como carpetas, tazas y platos.

Leer también

Una impresora que permite reutilizar el papel varias veces

Una característica clave del material Limex es que se puede hacer sin usar agua. En comparación, se necesitan aproximadamente 85 toneladas de agua y 20 árboles para hacer una tonelada de papel común, mientras que el proceso de TBM usa menos de una tonelada de piedra caliza y 200 kilogramos de poliolefina (polímero obtenido mediante la polimerización de olefinas). La compañía también dice que las emisiones de gases de efecto invernadero son aproximadamente un 20% menos que la impresión en papel tradicional.

Yamasaki, un ex vendedor de autos usados ​​que dejó la escuela a los 15 años y comenzó su carrera como carpintero, estableció TBM en 2011. El proceso de convertir la piedra en papel se originó en Taiwán, según el informa el sitio web de la compañía. El CEO comenzó a importar el material a Japón y más tarde desarrolló la tecnología Limex.

El objetivo de Yamasaki es vender, acumulativamente, US$ 9.2 mil millones en ingresos hasta mediados de la década de 2030. Planea otorgar licencias de Limex a fabricantes fuera de Japón, especialmente en áreas pobres en agua y ricas en piedra caliza como Arabia Saudita y California.