Doce de las compañías de alimentos más grandes del mundo se han comprometido a reducir las grasas trans en el suministro mundial de alimentos, en un intento por alinearse con el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de eliminar gradualmente las grasas trans producidas industrialmente (AFPI) para 2023.

La Alianza Internacional de Alimentos y Bebidas (IFBA), que une a 12 de las principales compañías del sector, anunció a fines de 2018 que sus miembros habían cumplido el compromiso de 2016, de reducir los AGPI en sus productos a niveles insignificantes (menos de un gramo de grasa por 100 g de producto) en el 98.5% de sus productos comercializados en todo el mundo.

Las compañías ahora se comprometían a alinear su estándar global con el umbral máximo de iTFA recomendado por la OMS de no más de dos gramos de iTFA por 100 g de grasa o aceite para 2023.

Leer también

Polémica en Nueva Zelanda por inversión de Fonterra en proteínas alternativas

El nuevo compromiso de iTFA incluye a la cadena de comida rápida McDonald’s, que no formaba parte del compromiso de 2016.

Leer también

«La ganadería deberá adaptarse a la demanda vegana»

“Trabajando en estrecha colaboración con la OMS bajo el liderazgo de su director general, el Dr. Tedros Adhanom, los CEO de las empresas agrupadas en IFBA han asumido un fuerte compromiso con las grasas trans producidas industrialmente. Esta es una demostración de asociaciones efectivas, que aprovechan la autoridad de la OMS, y la escala y el compromiso del sector privado para lograr resultados en salud pública tangibles», dijo el secretario general de la IFBA, Rocco Renaldi.

Las doce compañías cubiertas por el nuevo compromiso de la IFBA son Danone, Ferrero, General Mills, Grupo Bimbo, Kellogg’s, Mars, McDonald’s, Mondelez International, Nestlé, PepsiCo, Unilever y The Coca-Cola Co.