Sime Darby Plantation Bhd., la mayor empresa productora de palma y que cotiza en la bolsa de valores de Kuala Lumpur, tiene a América Latina «en el radar», ya que busca expandir su capacidad de refinación global. Asi lo informó Mohd Haris Mohd Arshad, director de operaciones de downstream de la empresa.

Ha reservado US$ 96 millones para invertir en refinerías -aunque se necesitará aún más para las adquisiciones- y la compañía podría considerar recurrir al mercado financiero o emitir acciones, añadió.

Leer también

Para sostener el precio, Malasia impulsa mayor consumo local de aceite de palma

«Si hay oportunidades para que adquiramos activos en América Latina, estaremos muy interesados», dijo Haris en una entrevista, quien también es director gerente de la filial Sime Darby Oils. «Esto podría potencialmente convertirse en una extensión de nuestras operaciones en Europa y, además, ser una oportunidad para expandirnos a América del Norte».

La búsqueda de activos en todo el mundo no solo se produce en un momento en que la industria se ve afectada por los débiles precios de la palma, sino también a medida que se intensifica el escrutinio global sobre la deforestación en el sudeste asiático.

Resultado de imagen para sime darby kuala selangor
Sime Darby Plantation Bhd., la empresa productora de palma aceitera más grande del mundo, está buscando comprar refinerías en América Latina.

Con Malasia comprometiéndose a detener la expansión de las plantaciones, Sime Darby, el mayor productor de la industria por superficie, ha tenido que viajar hasta Liberia y Papua Nueva Guinea para obtener más tierras para producir el fruto.

«Aquellos que solo se enfocan en la producción primaria, sin salidas a los mercados están complicados», dijo Haris. «El retorno de la inversión no es tan grande como solía ser, principalmente porque el costo de la tierra y de la mano de obra son mucho más altos», dijo.

“Los mayores ingresos obtenidos por el aumento del margen de refinación del aceite de palma mitigarán parte de la debilidad del negocio de las plantaciones. Los beneficios en el upstream son ahora apenas 1,9 veces más grandes que en el downstream, en comparación con 9 veces durante el mismo trimestre del año anterior».

El atractivo de América Latina es su proximidad con Europa, el segundo mayor comprador de aceite de palma, según Haris.

Leer también

El aceite de palma ya no se considera «biocombustible» en Francia

Con los estrictos reglamentos de Europa sobre la calidad de las importaciones de aceite de palma, el hecho de reducir los días de navegación (14 días desde América Latina frente a 30 desde Malasia y 45 desde Papua Nueva Guinea) garantizan un menor riesgo de daño de la calidad del aceite durante el transporte, dijo.

Colombia es actualmente el cuarto mayor productor de palma, mientras que Guatemala, Ecuador, Perú y Brasil también tienen algo de producción.

El otro obstáculo para la industria son las consecuencias de la decisión de la Unión Europea de limitar el uso de aceite de palma en biodiesel.

A partir de este mes, entra en vigencia un acto delegado que restringe los tipos de biocombustibles del aceite de palma que pueden contabilizarse para los objetivos de energía renovable de la UE. Indonesia y Malasia, que suministran el 85 por ciento de la producción, han advertido que están listos para tomar represalias contra lo que consideran reglas «discriminatorias».

Haris dice que es poco probable que el impacto de la decisión de la UE se extienda y no se filtre en el sector alimentario. La palma es el aceite más utilizado en productos de consumo. Se encuentra en prácticamente en todo, desde panes hasta jabones y helados.

«Lo que nos quedará en Europa es la demanda principal de palma», dijo. «Será muy difícil para los consumidores alejarse este producto».