Se realizó en la sede Pergamino de la UNNOBA la Primera Jornada Informativa sobre Cannabis Terapéutico.

El encuentro permitió analizar las posibilidades del uso medicinal de esta sustancia, de acuerdo al marco normativo vigente. Los responsables del proyecto de Extensión de la UNNOBA explicaron que «si bien la ley vigente avala su empleo para el tratamiento de algunas patologías como la epilepsia refractaria, deja por fuera un universo de cuestiones que aún deben ser abordadas».

Durante el encuentro también se relataron experiencias de familiares de pacientes que utilizan el aceite de cannabis para el tratamiento de diversas patologías. En la jornada se enfatizó sobre la necesidad de profundizar la investigación en relación a la utilización de esta sustancia en el abordaje terapéutico de distintas enfermedades y se planteó como imperativo la posibilidad de ampliar la legislación vigente para hacerla extensiva a otros cuadros clínicos, previa validación científica de sus efectos a través de trabajos de investigación.

Leer también

Uruguay y grupo español firman acuerdo para producir cannabis de uso medicinal

“Esta actividad se realizó en el marco de un proyecto de extensión que generamos el año pasado y que cuenta con financiamiento de la Universidad”, destacó Paola Ferrero, directora del proyecto de Extensión. “Tiene los lineamientos de un proyecto de extensión y es más abarcativo que las jornadas que fueron el comienzo. El objetivo del proyecto es tener una noción del panorama de la región de las necesidades de las personas en relación a temas de salud y su vínculo con la posibilidad de ser tratados con cannabis o sus derivados”, explicó.

La iniciativa plantea un abordaje desde el área de Salud que se complementará con la posibilidad de ofrecerles a las personas algunas respuestas y así articular con los interesados. “Nos resulta necesario conocer cuántos pacientes hay o quiénes tienen alguna dolencia que sea candidata para el tratamiento; saber quiénes ya lo están haciendo informalmente, qué médicos están interesados en informarse o en poder adquirir más conocimiento tanto de la parte médica como del contexto legal vigente”, abundó Ferrero.
En relación al marco legal, la investigadora recordó que existe una ley que promueve la investigación y para el caso de los pacientes la posibilidad de ser tratados con un aceite en particular, pero previa inscripción en un registro. «La ley considera muy pocas patologías, fundamentalmente la epilepsia refractaria”, insiste.

Leer también

La oportunidad del cannabis

En este punto, consideró que el abanico de posibilidades de uso es mayor y señaló que de hecho hay gente con otras patologías que se está tratando informalmente con cannabis o sus derivados. “Esto sucede con otras dolencias como esclerosis múltiple, Parkinson, dolor en pacientes oncológicos”, especificó y opinó que “todo esto falta ser contemplado dentro de la ley”.

Así sostuvo que en el marco de lo que permite la extensión universitaria el objetivo es poder relevar las necesidades de posibles pacientes, conocer sus historias y en un futuro poder volcar esa información en un estudio epidemiológico que pueda contribuir a seguir construyendo las evidencias que son necesarias desde el rigor científico.