La implementación del uso de los biocombustibles como la gasolina especial plus y la gasolina Súper Etanol 92 en el mercado boliviano reactivó la economía y permitió un crecimiento económico del sector de la agricultura en el país, informó el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

Según datos del primer trimestre del año del Ministerio de Economía, el mayor crecimiento en Bolivia ha sido del sector agrícola, fundamentalmente, de los cultivos de caña de azúcar de donde se extrae el alcohol anhidro para dar vida al proyecto de los biocombustibles.

«Esta situación tiene una relación directa con la asociación pública y privada del sector hidrocarburos y los ingenios azucareros que realizaron millonarias inversiones en maquinaria e industria», aseguró Sánchez a los periodistas.

Según un informe del Ministerio de Economía, la superficie de hectáreas sembradas en Bolivia asciende a 150.000, que al año 2026 se prevé duplicar a 300.000.

Leer también

Acuerdo Microsoft-IICA potenciará la innovación y el uso de tecnología en el sector del agro de las Américas

Este crecimiento de la superficie cultivada va a significar 616 millones de dólares de inversión por parte del sector agrícola.

Sánchez señaló que la mecanización de la cosecha, necesaria para hacerla más eficiente, implica una inversión de 383.000 millones de dólares.

Leer también

Los biocombustibles fueron la estrella en Washington

Actualmente se tiene una inversión en la agroindustria (en equipos de deshidratación, tanques de almacenamiento, tratamiento de vinaza, capacidad adicional de molienda y procesamiento de la caña) de 602 millones de dólares, según el Ministerio de Economía.

Según Sánchez, la inversión necesaria para el crecimiento de la superficie cultivada, la inversión necesaria para la mecanización del agro, más las inversiones ya existentes realizadas en el inicio del proyecto de biocombustibles suman los 1.600 millones de dólares, las cuales, generarán un impacto global en el Producto Interno Bruto (PIB) de 0,4 puntos porcentuales.

Asimismo, indicó que los ingenios tienen un contrato de 150 millones de litros de alcohol anhidro, más allá de los 100 millones de dólares, y eso va a ir creciendo.

«Hoy se ve un crecimiento importantísimo que lidera el sector del agro, gracias a la revolución generada por los biocombustibles», añadió.

La producción de alcohol anhidro tiene el objetivo de ser mezclado como aditivo con la gasolina para producir la gasolina especial plus, la gasolina Súper Etanol 92 y, próximamente, la gasolina Súper Etanol 97.

«Este año consolidaremos el proyecto de biodiésel para completar la implementación de los combustibles verdes en Bolivia», enfatizó.

De acuerdo con Sánchez, este proyecto mueve muchos recursos en toda la cadena de producción, desde los pequeños cañeros, los zafreros, los que venden maquinaria, los que hacen la construcción civil, electromecánica, el transporte, los que se encargan de los pesticidas, herbicidas, los fertilizantes, los transportistas, entre otros rubros.

Xinhua.