El clima de los últimos meses fue óptimo para la producción de vinos que, según enólogos de bodegas de todas las regiones de la argentina, será la mejor de las últimas décadas.

De acuerdo a datos preliminares del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), la cosecha superó los 24,5 millones de quintales de uva en todas las regiones productivas del país.

«Es una cosecha excepcional porque la escasez de lluvias trajo sanidad y no tuvimos ningún acontecimiento climático que nos haga correr, ni calores ni fríos extremos. El que cosechó temprano tuvo un buen resultado y el que esperó también; fue una de las mejores de los últimos 15 años», aseguró a Télam Marcos Fernández, enólogo de la bodega Doña Paula, durante el encuentro organizado por la distribuidora Umami.

Leer también

La degustación de vinos puede trabajar el cerebro más que las matemáticas

Por su parte, el enólogo de Familia Schroeder, Leonardo Puppato, consideró que «el clima, más fresco que otros, ayudó al estilo de vinos que hoy más se buscan, más frescos y frutados, con mayor acidez natural».

Leer también

Un viñedo sobre escombros de minería

«Una cosecha en la cual no nos corrió el clima, ni las lluvias ni las heladas, algo realmente excepcional. que permitió cosechas más anticipadas en los blancos y también dejar los tintos de guarda más tiempo sin temor a una helada», indicó a esa agencia. Luego, consideró que fue la mejor producción de los últimos 20 años.

En tanto, José Lovaglio, especialista de la bodega Susana Balbo Wines, calificó a la actual cosecha como «ideal» y una de las más «fáciles». «Cuando se dan todas estas condiciones es una cosecha para recordar, no sólo en calidad sino también cantidad, con muy buenos rendimientos que permitieron recuperar stocks», argumentó.

Otro de los profesionales del sector presentes en el encuentro que coincidió con la apreciación general fue Gabriel Bloise, enólogo de la bodega Chakana, para quien éste «es un año muy bueno para blancos, por la acidez natural y vinos frescos».

TN Agro.