Hace poco más de un año te contábamos que en Holanda había comenzado a construirse la primera granja de producción de leche flotante. El proyecto se ha hecho realidad y recientemente, 32 vacas han pasado la historia tras subirse a bordo de esta gigantesca balsa productiva.

Llamada apropiadamente Granja Flotante, la estructura de tres niveles cuenta con sistemas de ordeñe y alimentación robóticos y una instalación hermética de almacenamiento de estiércol.

Desarrollada por el Sector de Agricultura y Lechería de los Países Bajos, Uit Je Eigen Stad y Beladon , la idea de este concepto apunta a abordar  el problema de alimentar a una población en crecimiento en un momento en que la competencia por la tierra está creciendo.

Leer también

Ganadería 4.0: Una app para dar más leche

«Es un paso lógico producir alimentos frescos en el agua. La mayoría de las grandes ciudades están situadas en los deltas [de los ríos], y es fácil utilizarlos para la producción de alimentos».

Atracado en el mar en Rotterdam, cerca de la desembocadura del río New Meuse, Floating Farm producirá más de 750 litros de leche y yogur por día cuando esté en pleno funcionamiento.

Las vacas se mantendrán en el segundo nivel de la granja, un recinto similar a un jardín donde los animales serán ordeñados por robots, según la NBC. El tercer nivel contará con un invernadero para cultivar pasto, trébol y otros forrajes utilizados para la alimentación. La maquinaria utilizada para procesar y envasar leche y yogurt se alojará en el nivel inferior de la instalación.

Leer también

Lechería: el modelo neozelandés bajo la lupa

Usando un puente entre la granja y el muelle, los animales también tendrán acceso a un pasto adyacente cuando las mareas lo permitan, informó Farming UK.