La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció que ha comenzado a realizar análisis en frutos rojos congeladas en busca de los virus de la hepatitis A y el norovirus. Los tests durarán 18 meses y  comenzaron en noviembre del 2018.

Estos productos estuvieron implicados en cuatro de los brotes que se propagaron en los Estados Unidos entre 1997 y 2016. Tres brotes de hepatitis A causaron 405 enfermedades y 53 hospitalizaciones, y uno de norovirus provocó 136 enfermedades. En Europa se dio un caso generalizado de hepatitis A relacionado con frutos rojos congelados hace aproximadamente cinco años, afectando a 1.500 personas.

Los virus probablemente se propagaron a través de aguas contaminadas o por medio de trabajadores infectados que manipularon los productos sin estar higienizados correctamente. La congelación no suele matar la hepatitis A o el norovirus. Cocinar los frutos congelados, por el contrario, eliminaría el riesgo. El problema es que muchas personas las comen crudas.

Leer también

El debate por la seguridad alimentaria

El programa de muestreo es parte de una iniciativa gubernamental más amplia que tiene como objetivo mejorar la inocuidad de los alimentos a través de pruebas específicas. Después de que se aprobó la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria (FSMA) en 2011, FDA se enfoca en un puñado de productos cada año, analizando patógenos comunes transmitidos por los alimentos como la salmonela y la E. coli.

Los primeros productos en ser analizado fueron: el queso de leche cruda, las paltas enteras y los coles; luego pasó a los pimientos y pepinos. El año pasado, FDA analizó las hierbas frescas y el guacamole. Ahora es el turno de los frutos rojos congelados.

Cada fase de prueba dura aproximadamente 18 meses e incluye cientos (a veces miles) de muestras tomadas de importaciones y exportaciones en cada punto de la cadena de suministro. La idea es que este método revele patrones, anteriormente pasados ​​por alto, en la transmisión de patógenos.

Leer también

Finalmente ganó la papa

Hasta ahora, la agencia ha hecho descubrimientos similares en otros alimentos. Un pequeño número de productores de coles fueron responsables de una gran cantidad de muestras contaminadas en 2014, por lo que los funcionarios incrementaron las inspecciones y los productos fueron sacados de circulación.

En 2015, FDA descubrió que los pimientos picantes importados estaban contaminados con salmonela un 3,48% más que el mismo producto cultivado en el país. Los pimientos importados de República Dominicana, por ejemplo, tenían tasas de contaminación particularmente altas, por lo que la agencia puso en cuarentena algunas partidas y trabajó con funcionarios locales para capacitar a los productores y empacadores sobre los protocolos de seguridad alimentaria.

Menos del 1 por ciento del queso de leche cruda dio positivo para los patógenos objetivo en 2014, por lo que la agencia no sacó ninguna conclusión general. Aún no se han emitido informes finales para pepinos, hierbas y guacamole.