Cuando has sobrevivido en todo tipo de entornos durante miles de millones de años, aprendes algunos trucos para capturar la luz de la manera más eficiente posible. Por eso, las longevas microalgas emisoras de luz podrían ayudarnos a desarrollar la próxima generación de paneles solares.

Usando métodos avanzados de espectrometría de masas, donde la ionización se usa para analizar las propiedades químicas y estructurales de los organismos, los científicos han podido obtener una visión más perspicaz de dos tipos de microalgas en particular: las cianobacterias y las algas rojas.

Entonces, ¿cómo son tan eficientes convertidores solares? Una masa de antenas captadoras de luz llamadas ficobilisomas cubren la superficie de estos microorganismos, responsables de convertir la luz en energía.

Leer también

Biofiltros de algas que absorben 100 veces más CO2 que los árboles

Cada antena está formada por un conjunto de bloques de construcción, y el nuevo estudio identificó cuatro tipos diferentes de estos bloques, un gran paso en nuestra comprensión de cómo funcionan estas algas.

Con estos ficobilisomas, o antenas, son capaces de capturar hasta el 95 por ciento de la luz que llega a ellos, el impulso potencial para la energía renovable es enorme, teniendo en cuenta que la mayoría de las células fotovoltaicas principales utilizadas en la actualidad operan en el rango de eficiencia del 10 al 20 por ciento.

«Al aplicar este conocimiento, podemos comenzar a avanzar realmente hacia la adaptación de estos sistemas para su uso en paneles solares».

Hemos tenido un éxito limitado con el uso de microalgas para inspirar el diseño del panel solar hasta ahora porque los organismos son muy complejos y porque hay muchas especies diferentes para observar. Las técnicas utilizadas en esta última investigación podrían cambiar eso.

Al identificar los distintos bloques o módulos de construcción en las cianobacterias y las algas rojas que no se han detectado antes, cada uno un poco diferente en la forma en que atrapa la luz, los científicos pueden comenzar a desarrollar paneles solares que funcionen de la mejor manera que la naturaleza tiene para ofrecer.

Leer también

Nueva celda de combustible podría solucionar el problema de almacenamiento de energía renovable

Y mientras que las microalgas pueden tener la ventaja sobre los paneles solares construidos por el hombre por ahora, la tecnología fotovoltaica viene avanzando mucho: algunos paneles solares pueden alcanzar tasas de eficiencia de casi el 30 por ciento aplicando las últimas tecnologías disponibles.

El próximo gran avance podría venir cortesía de estas microalgas. Los investigadores ahora profundizarán en el análisis y descubrirán porque las antenas de captación de luz son tan eficientes.

Todavía hay más capas de sofisticación biológica que explorar, y el equipo estima que podría haber hasta 20 tipos de bloques de construcción para descubrir.

«El ingenioso panel de control que utilizan las algas para convertir la luz solar en energía utilizable es más complicado que un reloj suizo», dice  Albert Heck, uno de los investigadores de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos. «Este es el producto de tres mil millones de años de evolución, y los ingenieros podrían aprender mucho de ello».

«Un organismo primordial que nos permitirá conocer los planos para las células solares súper eficientes».