La carrera por un mundo más sustentable tiene un nuevo integrante y es China, donde el sector de la biomasa generó 24.500 millones de kilovatios-hora (kWh) de electricidad durante el primer trimestre de 2019, lo que significa un ascenso interanual del 16,7 por ciento, según mostraron datos de la Administración Nacional de Energía.

De esta manera, China añadió 970.000 kilovatios de capacidad energética derivada de la biomasa de enero a marzo, lo que ha elevado la capacidad total instalada a 18,78 millones de kilovatios, una cifra alentadora y que invita a invertir aún más para potenciar las energías renovables en las principales potencias del mundo.

Leer también

Polémica demanda contra la UE por respaldar la biomasa forestal como «energía renovable»

La biomasa se basa en materiales biológicos o materiales orgánicos que son renovables y sostenibles y que podrían utilizarse como fuente de combustible.

Por caso, si bien no está entre las naciones líderes, China ha avanzado en el desarrollo de las energías renovables, incluida la energía eólica y la biomasa, pues el mayor mercado energético del mundo continúa alejándose de la energía fósil hacia los combustibles más limpios.

Leer también

La biomasa cerró el 2018 como la tercera fuente eléctrica más importante de Brasil

Vale aclarar que la proporción de la energía generada con biomasa continúa siendo relativamente baja en comparación con otras fuentes renovables, pero China tiene entre sus planes aumentar la generación anual de energía con biomasa antes de 2020.

El Intransigente.