El fabricante alemán de electrodomésticos Miele está actualizando las máquinas lavadoras que posee en los 1.300 restaurantes que McDonald’s posee en todo el Reino Unido. El objetivo es poder recuperar el aceite de los trapeadores, toallas y paños de limpieza utilizados en los locales y convertirlos en biocombustible para alimentar la flota de distribución del gigante de comidas rápidas.

En 12 meses se espera que las lavadoras estén equipadas con modernos filtros de grasa, nuevas mangueras, sellos de silicona más eficientes y control de ajuste de temperatura, informó Edie.

Miele afirmó que la actualización de las máquinas permitirá aumentar en 20% la producción anual de biocombustibles de McDonald’s y minimizaría el riesgo de acumulación de depósitos de desechos flotantes en alcantarillas formados por la combinación de materia sólida no biodegradable, que se desarrollan en vías fluviales alrededor de las tiendas McDonald’s.

Leer también

Ivestigadores iranies convierten la grasa de pollo en biodiesel

«Miele continúa ayudándonos con nuestros requisitos de lavado para que nuestro proceso de recuperación de grasa sea más efectivo», dijo el consultor de servicios de construcción de McDonald’s, Dave Holden.

McDonald’s viene utilizando biodiesel elaborado a partir de su propio aceite para alimentar su flota de delivery en el Reino Unido desde 2007, dijo Edie. Esquemas similares estaban en marcha en la mayoría de los mercados internacionales de la compañía.

Leer también

El biodiesel santafesino vuelve sonar en los escenarios

Agregó Edie que en toda Europa, alrededor del 80% de la grasa residual de la compañía en volumen se reprocesó en biocombustible, equivalente al 28% del combustible usado anualmente en su flota de transporte.

El procesamiento de aceite de cocina reciclado en biocombustibles también es practicado por el fabricante de alimentos United Biscuits y las cadenas de restaurantes TGI Friday’s y Carluccio’s.