Investigadores australianos han desarrollado con éxito un método que convierte residuos industriales difíciles de tratar en plástico biodegradable que algún día podrían emplearse para fabricar equipos médicos para salvar vidas.

Siguiendo el ejemplo de los plásticos elaborados a partir de residuos de alimentos, los científicos de la Escuela de Ingeniería y Tecnología informática de la Universidad Murdoch, cerca de Perth, han aplicado el principio a uno de los más complicados efluentes de la industria del aluminio – la alúmina es una sustancia porosa y granular que se utiliza como un adsorbente para eliminar el agua de los gases y líquidos-.

Los investigadores Dr. Damian Laird y Dr. Leonie Hughes, ambos involucrados en el trabajo, centraron su atención en la elaboración de un tipo de plástico sustentable a partir de un material que, de lo contrario, se acumularía. “El plástico será producido de forma natural y será biocompatible y completamente biodegradable; y uno de nuestros objetivos es utilizarlo como tinta para imprimir productos en 3D para la industria médica, como stents”, dijo Dr. Hughes.

Leer también

Bioplásticos y blockchain podrían salvar al planeta

Un plástico funcional con una amplia variedad de aplicaciones podría emplearse de maneras muy innovadoras, contó Hughes. “Nos inspiramos en la producción de bioplásticos a partir de residuos de alimentos y lo hemos aplicado a un subproducto tóxico de la industria del aluminio, explicó el Dr. Hughes

Añadió que al reciclar el carbono de una corriente de residuos se puede, no solo evitar la producción de dióxido de carbono, sino también, crear algo útil con él.

Leer también

¡Pisalo pero no lo fumes! Porsche lanzó un auto construido con cáñamo

Para desarrollar el material plástico, el equipo tuvo que crear primero un cultivo bacteriano en una planta de tratamiento de aguas residuales. para crear una corriente de efluentes sintéticos que sirvió para comprender las condiciones que necesitan las bacterias para convertir el residuo de oxalato en bioplástico. Los investigadores de la Universidad de Murdoch ahora están enfocados en identificar el conjunto de bacterias que pueden funcionar mejor en el proceso y descubrir las mejores técnicas para lograr mejores tasas de converción de oxalato.

El equipo también está explorando otras formas de hacer bioproductos, colaborando con el Centro de Investigacion y desarrollo de Algas de la Universidad de Murdoch, para utilizar el alga verdeazulada (o cianobacterias, empleada a menudo en la producción de biocombustibles) para acelerar el proceso. Dr. Hughes confía en que podría ser parte de una Bio-refinería integral en la Universidad de Murdoch.