Tierra, te presentamos a Polo.  

Polo Ralph Lauren lanzó una versión de su icónica chomba polo elaborada completamente a partir de botellas de plástico recicladas y teñida a través de un proceso que no utiliza agua.

David Lauren, el hijo menor del fundador de la compañía y Director de Innovación de la compañía, dijo que la nueva prenda es parte de una estrategia más amplia de objetivos ambientales frescos para todo el proceso de fabricación.  

«Todos los días escuchamos lo que sucede con el calentamiento global y sus conscuencias globales, y nuestros empleados y clientes realmente sienten que es hora de avanzar con acciones», dijo Lauren.

12 botellas = 1 camisa

Esta remera polo no es la primera de su tipo. Marcas más pequeñas en diferentes partes del planeta utilizan materiales reciclados y reutilizados. Al anunciar Earth Polo, Ralph Lauren se comprometió a retirar al menos 170 millones de botellas de los rellenos sanitarios y los océanos para 2025. Las chombas se fabrican en Taiwán, donde se recogen las botellas. Para cada una se necesitan en promedio de 12 botellas.  

Leer también

La moda, un reflejo del nuevo paradigma bioeconómico

Las remeras se producen en colaboración con First Mile, una organización que recolecta las botellas que se convierten en hilo y, en última instancia, en tela. Las nuevas fibras también se utilizarán para las prendas de alto rendimiento ya hecho de polifibras, que son populares por su capacidad para eliminar la humedad.  

Earth Polo salió a la venta el jueves, antes del Día de la Tierra, a través de RalphLauren.com y en sus locales de todo el mundo. Se presenta en estilos para hombres y mujeres en verde, blanco, azul marino y azul claro. Estas chombas no son más caras que otras polos.  

Ralph Lauren ha emprendido iniciativas medioambientales a lo largo de los años, pero está implementando una estrategia más significativa dirigida a cambiar tanto su cultura corporativa como su opinión sobre la ropa que produce. El esfuerzo incluye una nueva cadena de suministro y la incorporación de una oficial de sostenibilidad, Halide Alagoz, quien dijo que se darán a conocer más detalles en junio.  

«En este momento estamos actualizando nuestro enfoque y marco en torno a la sostenibilidad», dijo Alagoz. 

Casa de moda en busca de algodón sostenible.

Entre otros objetivos de la compañía, se encuentran el uso de 100% de algodón de origen sostenible para 2025 y el 100% de materiales de embalaje reciclables o de origen sostenible para el mismo año.  

Leer también

Samsung busca eliminar los materiales fósiles de sus embalajes

Otras potencias de la moda también se están volviendo más agresivas con acciones a favor del medio ambiente. 

A finales del año pasado, Burberry y H&M formaron parte de las empresas que firmaron la Carta de la Industria de la Moda para la Acción Climática, lanzada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP24, en Polonia. La carta contiene la visión de lograr emisiones netas neutras para el año 2050. Ralph Lauren no es un signatario, pero está explorando el llamado a la acción.  

En cuanto a Earth Polo, una gran amenaza que enfrentan los océanos hoy en día involucra billones de diminutas microfibras plásticas recubiertas con sustancias químicas que fluyen de las lavadoras a través del agua de drenaje, provocando un riesgo para los peces más pequeños y otras especies marinas, como las anémonas. Alagoz dijo que Ralph Lauren está trabajando con expertos que dicen que el impacto de convertir una botella de plástico en microfibra reciclada es «mucho menor que si esa botella termina en el océano». 

La cuestión más amplia de la biodegradabilidad de tales fibras sigue sin resolverse. Para Polo Earth, se trata de reciclaje y  reutilización, dijo Lauren.  

«Hay muchas cosas en en el mundo que no son buenas para el medio ambiente. Independientemente de los materiales que podamos convertir en hilos, comenzaremos a buscar otras oportunidades», dijo. «En este momento, estamos tratando de asegurarnos de que lo que producimos sea tan bueno para el medio ambiente como sea posible, o al menos ayude a solucionar otro problema. ¿Estamos creando un nuevo problema? Creo que estamos creando soluciones o, al menos, tratando de encontrar soluciones».