Un estudio elaborado por cinco investigadores de la Estación Experimental Agropecuaria Manfredi del Inta determinó que, bajo riego, la producción de alfalfa puede aportar una rentabilidad 21 por ciento superior a la que se logra en un planteo de secano.

Será uno de los temas que se abordará en la 10° Jornada Nacional de Forrajes Conservados, que se llevará a cabo el próximo 8 de mayo en el Inta Manfredi.

Según las estimaciones del equipo de expertos de Córdoba, que son sólo orientativas, con aporte suplementario de agua, la alfalfa genera un 50 por ciento más materia seca por hectárea que sólo con las descargas pluviales.

Leer también

«La ganadería deberá adaptarse a la demanda vegana»

Y aunque lógicamente contar con un equipo de riego supone gastos mayores, lo mismo el resultado final es una ganancia superior.

Resultados

El indicador de rentabilidad que utilizaron en el Inta Manfredi es el de Valor Actual Neto (VAN).

Megafardo (500 kilos). El VAN en secano es de 49.113 pesos por hectárea, contra 59.748 pesos con riego.

Fardos. En secano, generan 49.370 pesos por hectárea; con riego, son 60.113 pesos.

Leer también

Argentina aprueba primera alfalfa genéticamente modificada

Rollos. Sin aporte “extra” de agua, la ganancia ronda los 47.702 pesos por hectárea. Sumando riego, son 57.631 pesos.

Estos valores, en tanto, permiten llegar a otra conclusión: “La confección de megafardos con cutter y fardos son las actividades de mejor resultado económico, según el análisis de los flujos de fondos y del VAN para cada una de las tres alternativas de producción de alfalfa al momento de realizar este trabajo. Sin dudas el precio diferencial de estos por sobre los alcanzados por los rollos de igual calidad, inciden directamente en el margen del negocio”, destacan los investigadores.

Agrovoz.