El vino tinto más vendido en los supermercados británicos es Campo Viejo Rioja, producido en España. 

Su conocida etiqueta amarilla significa una compra confiable para millones de consumidores en el Reino Unido, por lo que debería darles comodidad saber que la empresa, además, posee un compromiso irrevocable con la sostenibilidad y el medio ambiente. 

Los propietarios de la marca Campo Viejo, Pernod Ricard, son conscientes del nivel de responsabilidad que conlleva la producción en masa a esta escala y cómo la arquitectura, la vinificación, el embotellado y una actitud innovadora hacia la responsabilidad social corporativa desempeñan un papel importante. De hecho, sus esfuerzos les han otorgado premios por ser carbono neutral (el primer productor certificado como tal en España) y la primera bodega en el mundo certificada en la protección del clima.

Producción responsable a gran escala 

La bodega se encuentra cerca de Logroño, la capital de la región vinícola de Rioja. Solo dos pequeños edificios traicionan la cavernosa bodega excavada en sobre la ladera que domina algunos de los viñedos que conforman las 5,400 hectáreas que controlan en las sub-regiones de Alta, Baja y Alavesa, que totalizan el 11% de todos los viñedos en Rioja. 

Leer también

El vino abraza la tecnología en busca de calidad y cantidad

La vicepresidenta de sostenibilidad global de Pernod, Vanessa Wright, y la enóloga de Campo Viejo, Elena Adell y su equipo  explican el cuidado, la atención y el compromiso con la sostenibilidad incluida en cada botella de vino que termina en las mesas familiares.

Campo Viejo Winery
Todo lo que es visible de la bodega Campo Viejo de 45,000 metros cuadrados. La tierra excavada en la ladera ahora constituye los viñedos experimentales circundantes.

Alrededor del viñedo  

El recorrido comienza en 230 hectáreas de viñedo, dominado por Tempranillo, pero con muchas otras uvas accesorias.  

Las hileras de viñas que rodean a la bodega están generalmente reservadas para fines de experimentación y prueba, no solo con la viticultura, sino también para encontrar formas de proteger su valioso cultivo con métodos orgánicos que fomentan la biodiversidad.  

Se proporcionan cajas nido para pájaros y murciélagos que habitan en los robledales caseros en el extremo norte de la viña, una cresta salpicada de hoteles de insectos que son un buen hogar para las arañas, y ‘mohaños‘ para los lagartos que hacen un mejor trabajo que los pesticidas dañinos para controlar el población de polillas no deseadas.  

“Tenemos la responsabilidad de generar conocimiento y nuevas ideas y compartirlas con los productores. Esto nos ayuda a reducir el uso de insecticidas y promover la biodiversidad en toda una región», dice Mario Ezquerro, gerente de viñedos de Campo Viejo. 

Los métodos para reducir el uso de fertilizantes, junto con las formas de ganar la lucha constante contra el moho de una manera ambientalmente racional, se comparten con los 850 productores que cultivan vides para Campo Viejo. Sus conferencias han sido tan exitosas de hecho, que la estrategia ahora se está extendiendo a otras marcas en la cartera de Pernod Ricard.  

Leer también

Millenials y el vino: compras online y más orgánicos

«No tenemos que inventar estas cosas, es de donde venimos. Apoyamos la convivencia creativa (una adaptación francesa); los buenos tiempos desde un buen lugar», dice Vanessa Wright, vicepresidenta de sostenibilidad global en Pernod Ricard.

Arquitectura inteligente y construcción de la bodega 

El diseño lógico e inteligente de la bodega hace uso de los fenómenos naturales para ventilar y encender la vasta bodega de 45,000 metros cuadrados excavada en la ladera. 

La elaboración del vino es, por supuesto, un proceso sensible y cuidadosamente controlado, por lo que mantener la bodega a una temperatura constante es importante y la clave para hacerlo no es producir calor innecesario en primer lugar. 

Para ese fin, el edificio de niveles múltiples está diseñado para seguir el proceso de elaboración del vino y utiliza la gravedad, en lugar de bombas eléctricas, para llevar las uvas que se depositan en la carga del camión en la cima de la colina, hasta los tanques de fermentación y sala de embotellado. 

«Preferimos la palabra vinificar a producir», que es demasiado industrial para nuestro enfoque. No tenemos calderas ni usamos combustibles fósiles, solo usamos energía eléctrica de fuentes 100% renovables» refiere Elena Adell, vinicultora de Campo Viejo. 

El calor generado por el proceso de fermentación se elimina por convección, reduciendo la temperatura de la bodega en unos pocos grados cada noche, un proceso que no utiliza energía en absoluto. Solo se expone la fachada norte del edificio, lo que reduce el efecto del calor del sol y permite que la luz natural inunde los largos pasillos de hormigón color terracota que se asemejan a la tierra que reemplazaron. En las áreas donde la luz natural no puede alcanzar, una zona de luz en movimiento lo sigue alrededor del edificio para garantizar que las áreas vacías no estén iluminadas. 

Leer también

El vino más saludable del mundo llega al Reino Unido

Es un lugar sorprendentemente tranquilo. La falta de bombas y reflectores hace que sea difícil creer que la instalación pueda producir medio millón de kilogramos de uvas en un solo día, solo una fracción de lo que se necesita para llenar las filas de tanques que contienen 30 millones de litros de vino a plena capacidad. 

Todas las emisiones generadas por el proceso de elaboración del vino se miden y el equipo aquí siempre está buscando formas de reducir aún más las emisiones para cumplir sus objetivos. La introducción de túneles debajo de la vasta sala de tanques que atrapan las grandes cantidades de CO2 producidas por la fermentación, es una innovación de diseño que les ha ayudado a lograr una reducción del 25% en las emisiones desde 2011. 

El uso del agua es de un tercio del de las bodegas promedio, y la que se utiliza para lavar los tanques se trata en el lugar y se reutiliza para el riego de los viñedos circundantes, que también crecen en el mismo suelo excavado para crear la bodega.

Envejecimiento y embotellado

Una vez que se completa la fermentación, Rioja debe envejecerse por un mínimo de un año antes de la venta, extendiéndose a cinco años para la clasificación Gran Reserva. La sala de barricas es quizás la vista más impresionante de la gira. Las pilas regulares teñidas de vino tinto, de seis barriles de profundidad, se extienden hasta donde el ojo puede ver y se parecen más a una falla en la matriz, que a una cámara oculta en el campo español. 

La gran cantidad de roble que se debe cortar, moler y arar para crear los 70.000 barriles en la habitación proviene de bosques sostenibles, que Pernod Ricard mantiene en Francia.  

Campo Viejo Barrel Ageing Room

Para preparar el producto para la venta, se debe embotellar, taponar, etiquetar y enviar, y es aquí donde incluso reducciones minúsculas en el peso o los cambios en los procesos de fabricación por unidad, tienen un efecto macro cuando se considera que su sala de envejecimiento de la botella no es menor que seis millones de botellas de vino.  

Leer también

El poder del propósito: una revolución en la industria del vino a través de la ayuda social

Los proveedores de botellas de Campo Viejo tuvieron éxito en su desafío de reducir el peso de una caja de vino en un 35% para reducir las emisiones de transporte. El corcho se sigue utilizando porque la cosecha del producto no daña el árbol (y, naturalmente, es biodegradable, mucho mejor que los corchos de plástico que se encuentran comúnmente en los vinos de mercado masivo con precios agresivos). Todos los proveedores de materia seca (cajas, etiquetas, pallets) están certificados como sostenibles y el transporte marítimo representa el 80% de la distribución del producto final en sus mercados globales.

La gente  

El pequeño equipo, en su mayoría femenino, que opera la vasta bodega forma parte de una enorme fuerza laboral bajo el empleo de Pernod Ricard, una empresa fundada en la responsabilidad social. El 7 de junio de cada año, todos los empleados de Pernod Ricard en el mundo bajan herramientas o dejan su escritorio para hacer una contribución social a su comunidad. En la bodega, los empleados trabajan con niños de escuelas locales en la construcción de los hoteles de insectos en la periferia de la propiedad. 

Así que si alguna vez ve un vino con etiqueta amarilla en el supermercado, recuerde que a veces ser una gran marca global puede tener sus ventajas cuando se trata de abordar los problemas del clima que nos afectan a todos.